Una gratificación por cese no puede considerarse un pago... (07-04-11) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Abril - Mayo - Junio
   
Una gratificación por cese no puede considerarse un pago a  cuenta “eventualmente  compensable”.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
La Cámara  Nacional de Apelaciones del Trabajo, a través de su Sala VII, condenó a  Papelera Samseng S.A a indemnizar en más de 44 mil pesos a una empleada que  había sido despedida. El tribunal rechazó que se considerara como pago a  cuenta el importe que fuera abonado en concepto de gratificación a la  reclamante en la oportunidad de celebrar un convenio de desvinculación por  mutuo acuerdo. El fallo significa un “toque  de atención” sobre los acuerdos de vinculatorios que “encubren” despidos,  en los cuales se otorgan “gratificaciones  por cese”.
 
La decisión  se dictó el 25 de agosto de 2010, en los autos caratulados “Colman, Gladis  Noemí c. Papelera Samseng S.A. s/despido”, por los jueces Néstor Miguel Rodríguez  Brunengo y Estela Milagros Ferreirós.
 
El  caso.  
 
Antes del  juicio, las partes habían celebrado un convenio de desvinculación por mutuo  acuerdo, en el cual la empleadora pagó una “gratificación”. En el acuerdo de  ruptura se consignó que la empresa "...ofrece  abonar a la trabajadora una gratificación especial, unilateral y voluntaria  de $ 7.000, compensables con cualquier diferencia que pueda provenir de los  resarcimientos previstos en los artículos 80, 132 bis, 212, 232, 233 y 245 de  la Ley de Contrato de Trabajo, art. 17 de la ley 25561, leyes 24.013 y  25.323, diferencias salariales, reclamos por accidentes de trabajo fundados  en la ley 24557 o en normas de derecho común ó en el art. 75 de la Ley de  Contrato de Trabajo o cualquier crédito laboral que se pretenda, dejándose  constancia que en el supuesto de existir algún rubro pendiente que en el  presente no se consigna, éste quedará absorbido de pleno derecho con la suma  ofrecida como gratificación."
 
Posteriormente,  la ex empleada reclamó judicialmente ciertas diferencias surgidas por el pago  insuficiente de las indemnizaciones propias del despido incausado, así como  también otros conceptos salariales.
 
La  sentencia.  
 
El tribunal  comienza por analizar lo que considera una  supuesta -presunta- generosidad adornada de liberalidad: la  gratificación pagada por la empresa.
 
En tal  sentido, destaca que se da a la “bonificación”  consignada en el acuerdo, naturaleza de doble pago: en primer  lugar se adjudica, según se viera, función de pago, se presume, por la supuesta  "renuncia"; y en segundo término, se atribuye carácter cancelatorio  de cualquier concepto que resulte en definitiva acreedora la actora por  eventuales reclamos laborales. Se parte, así, de una realidad -entrega de una  suma de dinero- para cancelar circunstancias ya pretéritas (renuncia) pasando  a extinguir asimismo abstracciones futuras al momento de concertarse el  acuerdo.
 
Es decir  que, al momento de  convenirse el pago documentado (es decir, al finalizar la  relación laboral), se  ignoraba la posibilidad de que el dependiente pudiera ser acreedor de algún  importe derivado de su extinta vinculación, con lo que la  reciprocidad era inexistente.
 
A ello es  dable agregarle que la posibilidad de reclamar derecho alguno entraba, en esa  etapa, en la órbita de la mera conjetura. No es dable admitir, entonces,  mantener permanentemente una situación hasta el momento en que le parezca o  resulte realmente propicia, para hacerla valer. El orden público laboral se  muestra contrario a admitir como válida una postura de resguardo de derechos  que al momento de concertación del acuerdo se ignoraba si realmente eran  existentes.
 
Por su  parte, en su voto, la doctora Ferreirós sostuvo que no corresponde la figura de la  compensación que se solicitó, atento a que el Código Civil  impone requisitos no cumplidos en el caso, sobre la base que no puede  aplicarse este instituto sencillamente porque no se puede pretender pagar una  deuda cuya existencia y monto todavía se ignora.
 
En el caso,  al importe que se diera en pago se le pretendió adjudicar el carácter de  posible extintor de "abstracciones", al punto de haberse expresado  en el documento que la suma entregada será compensable con " ... cualquier diferencia que  pueda provenir de la ley, convenio o sentencia, e imputable a todo rubro o  concepto de naturaleza laboral, previsional, salarial o indemnizatoria ... o  cualquier crédito laboral que se pretenda ...".
 
Es claro  –según la jueza- que al momento de convenirse el pago de la gratificación, se  ignoraba si la trabajadora podía ser acreedora de algún importe. Así  entonces, a ese "pago documentado" es evidente que no puede  atribuírsele el efecto de cancelar, anticipadamente, una obligación cuya vida  no se conocía ni aún cuando se compruebe "a posteriori".
 
Por tales  razones, el tribunal  no admitió el descuento del importe de la gratificación otorgada.  
 Nota publicada el 7 de abril de 2011
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal