Un gerente de conducta indecorosa... (28-03-12) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2012 > Enero - Febrero - Marzo
   
Un gerente de conducta indecorosa.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
El  despido  
 
La empresa  despidió al empleado mediante carta documento, en los siguientes términos: "En razón de una revisión de  rutina de las grabaciones de las cámaras de seguridad del tesoro, y sectores  de la sucursal … de la cual Usted es gerente, se detectó a través de  grabaciones y fotografías que los días 16, 18, 25 de noviembre de 2009 y  otras fechas cercanas, Usted incurrió en inadmisibles conductas personales.  Se observa que en dichos días, y en lugares y horario de trabajo, Usted en  impropia conducta se encuentra abrazando e incluso alzando en brazos a una  integrante de la sucursal. Se lo observa asimismo, que en presencia de otros  empleados se muestra semidesvestido, con los pantalones por las rodillas o  sin ellos, sin camisa con el torso desnudo. Este proceder implica una grave injuria  laboral imposible de consentir. Tal conducta se agrava aún más en virtud de  su jerarquía, además de lo público de su exhibición pues en alguna fotografía  aparecen empleados de la sucursal..."
 
Por su  parte, el dependiente rechazó en todos los términos dicha misiva, y alegó que  "solo se trató de  bromas habituales entre el suscripto y el personal".
 
La  sentencia  
 
El tribunal  consideró que se demostró en el juicio la falta cometida por el trabajador, y  que la misma resultó ser de tal gravedad como para aplicar la máxima sanción,  sin tener en cuenta la antigüedad y el excelente desempeño del mismo en la  empresa demandada.
 
En primer  lugar, destacó que la justa causa o injuria, es un motivo legal de denuncia  consistente en el incumplimiento grave de deberes contractuales propios de la  relación de trabajo (deberes de prestación o conducta). Es todo acto u  omisión contrario a derecho, que importe una inobservancia de deberes de  prestación o de conducta, imputable a una de las partes, que lesione el  vínculo contractual.
 
En el caso,  el despedido ni siquiera negó expresamente haber incurrido en las actitudes  imputadas por la empleadora. Solo invocó que se trataban de bromas  habituales, entre el accionante y el resto del personal.
 
En este  marco, la conducta imputada al dependiente no se trata de un mero acto  privado, sino del comportamiento de un empleado jerárquico (gerente de  sucursal), que representa la máxima autoridad en el lugar de trabajo (aun  cuando se invoque que aquellas conductas fueron realizadas "en forma de  broma").
 
Ello es  así, pues no se puede obviar el carácter de personal jerárquico que revestía  el actor por sus funciones (gerente), a quien mucho más debe exigírsele un  comportamiento decoroso y de respeto, no solo para la institución en que trabajaba  y sus clientes, sino también con sus subordinados, responsabilidad que en  ningún momento debió abandonar.  
 
En  consecuencia, el proceder del ex gerente fue contrario a los principios y  deberes consagrados por los arts. 62, 63, 84, 85 y 86 de la Ley de Contrato  de Trabajo, por lo cual la demandada actuó asistida de derecho al disponer el  despido, sin que hubiera cabido la aplicación de una sanción menor con base  en las cualidades que pudiera haber tenido el actor en su función, ni en la  circunstancia de que éste no contaba con sanciones anteriores durante el  lapso laborado -aún cuando éste fuera extenso-, toda vez que la falta  cometida fue de tal entidad, que por sí sola justificó la denuncia. Por el  contrario, el cargo de gerente que ejercía el reclamante (líder de un equipo  de trabajo), así como su larga trayectoria, le imponían actuar con mayor  prudencia y pleno conocimiento de las cosas, y, por lo tanto, mayor era la  obligación que resultaba de las consecuencias de los hechos.
 
Fallo  Comentado: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala III, 31 de  octubre de 2011, autos “R., E. C. c. HSBC B.A. SA s/despido”.
 
Publicado  en el Actio Reporte del 28 de marzo de 2012.
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal