Tratamiento de cuestiones relacionadas con el alcohol... (07-09-16) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2016 > Julio - Agosto - Septiembre
   
Tratamiento de  cuestiones relacionadas con el alcohol y las drogas en el lugar de trabajo.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
El 25 de  agosto de 2009, la Corte Suprema de Justicia de la Nación dictó el fallo "Arriola"  que determinó la inconstitucionalidad del artículo 14 segundo párrafo de la  Ley 23.737, que reprimía la tenencia para consumo personal de drogas, siempre  que fuera en pequeñas cantidades y que no tuviera repercusión externa ni  perjudicara a terceros, es decir, protegiendo el ámbito de privacidad e  intimidad de las personas.
 Dicho pronunciamiento del más alto tribunal argentino que declaró la  inconstitucionalidad del castigo a una persona adulta, por la tenencia de  marihuana para consumo personal en el ámbito privado, estableció que el  consumo de estupefacientes en el ámbito privado sin ostentación a terceros  está protegido por el artículo 19 de la Constitución Nacional.
 En este marco de consumo privado “legalizado”, la incidencia en el ámbito  laboral es muy importante.
 Podría sostenerse que,  jurídicamente, salvo que el consumo tenga incidencia en el trabajo, el  consumidor no debería ser controlado ni sujeto a sanciones disciplinarias por  parte del empleador, por invadir ilegítimamente el ámbito privado y de  intimidad del trabajador.
 Sin embargo, los controles  de drogas en el lugar de trabajo constituyen un fenómeno  generalizado en todo el mundo, que ha dado lugar a múltiples controversias.  Los aspectos considerados van desde el derecho a la intimidad, a la  responsabilidad social y la función y responsabilidad potencial de los  empleadores y de la empresa privada.
 Por otra parte, en el debate influyen además cuestiones tales como la  necesidad de determinar si los resultados de los controles son en realidad  indicativos del abuso de sustancias en el trabajo, o si ponen de relieve  fundamentalmente actividades realizadas fuera del lugar de trabajo.
 El primer argumento a favor de los controles atañe sobre todo a las  profesiones en las que la seguridad resulta esencial, en sectores como la  medicina, el transporte y la construcción, en los que unos sentidos y una  capacidad de juicio deteriorados pueden tener consecuencias fatales.
 Los que discrepan del valor de los controles argumentan que éstos sólo pueden  indicar el uso de sustancias, y no la repercusión en el rendimiento, ni  permiten distinguir entre uso y abuso. Además, se plantean varias  consideraciones éticas, entre las que figura la confidencialidad de la  información personal, y la determinación de si le asiste o no al empleador el  derecho a saber lo que hacen sus empleados fuera del horario de trabajo.
 Recomendaciones de la  Organización Internacional del Trabajo.
 En 1995, la Organización Internacional del Trabajo (OIT) dictó una serie de recomendaciones prácticas  sobre el tratamiento de las cuestiones relacionadas con el alcohol y las  drogas en el lugar de trabajo, que vale considerar.
 El Organismo sostiene que debería reconocerse que el empleador tiene  autoridad para sancionar a los trabajadores cuya conducta profesional sea  impropia como consecuencia de problemas relacionados con el consumo de  alcohol o de drogas. Sin embargo, considera preferible que los remitan a los  servicios de asesoramiento, tratamiento y rehabilitación en vez de aplicarles  sanciones disciplinarias.
 Aconseja elaborar normas internas respecto del alcohol y de las drogas. Tales  normas deberían comunicarse a los trabajadores con el fin de que éstos sepan  claramente cuáles son las prohibiciones y cuáles son las sanciones que  podrían aplicarse en caso de infracción. Los programas de información,  educación y formación relativos al alcohol y las drogas deberían comprender  disposiciones laborales en donde se especifiquen las circunstancias que  podrían dar lugar a medidas disciplinarias, incluido el despido, a resultas  de problemas relacionados con el alcohol o las drogas.
 Normativa uruguaya  sobre el tema.
 Resulta de interés, referirnos a la normativa dictada en la República  Oriental del Uruguay sobre el particular, que podría servir de guía para su  previsión en un reglamento  interno de trabajo, aplicable en nuestro país.
 La legalidad del cannabis o regulación legal del cannabis en Uruguay refiere  al estatus legal de la planta cannabis en ese país. El 10 de diciembre de  2013 se aprobó una ley que regula el mercado de esta planta, la producción  (controlada por el Estado), la comercialización, la tenencia y los usos  recreativos y medicinales de la marihuana, así como también las utilizaciones  con fines industriales.
 El Decreto N° 128/2016, del 2 de mayo de 2016, establece el procedimiento de  actuación en materia de consumo de alcohol, cannabis y otras drogas en  lugares y en ocasión del trabajo, aplicable tanto en el sector público como  privado y contiene las disposiciones de carácter general para proceder ante  las situaciones de consumo de alcohol y otras drogas en el ámbito laboral.
 Prohíbe el consumo y  la tenencia de alcohol y cualquier otro tipo de droga durante la jornada de  trabajo, sea en los lugares de trabajo o en ocasión del  mismo.
 Legaliza los métodos  de detección de carácter no invasivo, que deberán medir si el  trabajador se encuentra o no bajo los efectos del consumo en el lugar de  trabajo o en ocasión del mismo.
 Los trabajadores que, al ingreso o durante la jornada de trabajo, presenten  indicadores conductuales que hagan evidente no encontrarse en condiciones de  desempeñar su labor y que pudieran corresponderse a efectos del consumo,  serán separados de la tarea, cualquiera sea su categoría. El empleador tendrá  la potestad de aplicar las pruebas de detección de un eventual consumo  mediante dispositivos analíticos no invasivos, que serán determinados por los  profesionales médicos actuantes.
 Conclusiones.  
 Es una realidad social y jurídica que el consumo de drogas, en la  República Argentina, ha dejado de ser sancionado.
 Pero cuando el mismo tenga incidencia en el trabajo y en el adecuado  cumplimiento de las obligaciones laborales, y ponga en peligro a otros  trabajadores, o a terceros o bienes de la empresa, surge la posibilidad legal  de la aplicación de medidas disciplinarias por parte del empleador, que  podrían llegar hasta la rescisión del contrato, con justa causa.
 Es aconsejable que las empresas elaboren normas internas respecto del alcohol  y de las drogas. Tales normas deberían comunicarse a los trabajadores con el  fin de que éstos sepan claramente cuáles son las prohibiciones y cuáles  son las sanciones que podrían aplicarse en caso de infracción. A estos fines,  es imprescindible consultar, previamente a la confección del reglamento  interno, a los profesionales médicos pertenecientes a los servicios de  medicina laboral, con el objeto de obtener precisiones técnicas en cuanto a  los sistemas de control y dispositivos a utilizar.
 Finalmente, todas las medidas de contralor que las empresas establezcan  deberán proteger el ámbito de privacidad e intimidad de las personas.
 
Publicado  en el Actio Reporte del 07 de Septiembre de 2016
 
(*) Abogado  (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal