Renuncia del trabajador (31-01-11) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Enero - Febrero - Marzo
   
Renuncia del trabajador
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
La extinción del contrato de  trabajo por renuncia del trabajador, es tratada por la Ley de Contrato de Trabajo en su  artículo 240, que establece los requisitos que debe  cumplimentar la misma en cuanto a su forma:
 
"La  extinción del contrato de trabajo por renuncia del trabajador, medie o no  preaviso, como requisito para su validez, deberá formalizarse mediante  despacho telegráfico colacionado cursado personalmente por el trabajador a su  empleador o ante la autoridad administrativa del trabajo.
 
Los  despachos telegráficos deberán ser expedidos por la oficina de correo en  forma gratuita, requiriéndose la presencia personal del remitente y la  justificación de su identidad.
 
Cuando  la renuncia se formalizara ante la autoridad administrativa ésta dará  inmediata comunicación de la misma al empleador, siendo ello suficiente a los  fines del art. 235 de esta ley"
 
Concepto.
 
Fernández  Madrid (Tratado Práctico, t. II, p. 1709) define a la renuncia al empleo como un  acto de voluntad unilateral del trabajador (acto jurídico unilateral  recepticio), por el cual se disuelve el contrato sin necesidad de la  aceptación, conformidad o consentimiento del empleador para su  perfeccionamiento. Es por ello que la jurisprudencia ha considerado que "El trabajador al renunciar  ejerce un derecho potestativo que no queda limitado por ningún requisito de  aceptación previa del empleador" (Cámara Nacional del Trabajo, Sala VI,  31/3/80). Ello, sin perjuicio de la responsabilidad que puede caberle al  dependiente cuando lo hace intempestivamente y omitiendo el preaviso al que lo obliga la Ley de Contrato  de Trabajo.
 
Formalidad.
 
Como puede  apreciarse de la simple lectura del art. 240 de la L.C.T., la renuncia es un acto formal,  "con condiciones  exigidas ad solemnitatem que hacen a su validez y a su efecto extintivo"  (Cámara Nacional del Trabajo, Sala I, 30/12/88). Esta expresión  jurídica se aplica al requisito de las formalidades requeridas para la  validez de los actos jurídicos que no  pueden sustituirse por otras (art. 973 del Código Civil).  Consecuencia de este rigor es que cualquier otra forma que se adopte para  instrumentar la renuncia, distinta a la establecida en el artículo 240 de la  L.C.T., carece de efectos legales. Así, la jurisprudencia ha dictaminado que "La dimisión instrumentada en  una simple nota, enviada por el empleado a su principal, no reviste como tal  los caracteres formales de una renuncia al empleo, de acuerdo a lo normado  por el art. 240 de la L.C.T." (Suprema Corte de Buenos Aires, 31/8/84).
 
Carácter  recepticio.  
 
Cuando la  doctrina sostiene que la renuncia tiene carácter recepticio, significa que la  misma se configura y produce "sus  efectos extintivos cuando llega a la esfera de conocimiento del empleador  destinatario" (Cámara Nacional del Trabajo, Sala IV, 25/5/84; en igual  sentido: Sala I, marzo 31-1986). Una vez recibida por el  empleador, se consolida esta forma de extinción del contrato y no puede ser  retractada, salvo que las partes lo acuerden expresamente.
 
No  obstante, la jurisprudencia ha admitido la retractación tácita. Así: "La renuncia produce, en  principio, la extinción del contrato de trabajo, pero nada impide que sea  retractada de común acuerdo de las partes (art. 234, LCT), ni tampoco que esa  retractación sea tácita" (Cámara Nacional del Trabajo, Sala I, 26/11/87).  En otro fallo se afirma:  "Nada impide que la retractación se produzca por acuerdo tácito, si las  partes continúan la relación laboral después de haber llegado a la esfera de  conocimiento del empleador la voluntad rescisoria expresada por el  trabajador" (Cámara Nacional del Trabajo, Sala VI, 31/7/89).
 
Vicios  de la voluntad.  
 
Finalmente,  cabe agregar que -como todo acto jurídico- la renuncia tiene que ser un acto  de voluntad libre, que debe considerarse válido en tanto no esté viciado por  error, dolo, violencia, intimidación o simulación y no debe encubrir otra  forma de terminación del contrato.
 Nota publicada el 31 de enero de 2011
 
 
 
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal