Pluspetición inexcusable: costas a cargo del abogado (03-05-16) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2016 > Abril - Mayo - Junio
   
Pluspetición inexcusable: costas a cargo del abogado
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Entre la  escasa jurisprudencia sobre el tema, un fallo de la Cámara Nacional de  Apelaciones del Trabajo a través de su Sala I, rechazó un reclamo  indemnizatorio de dos millones de dólares por una lesión en la rodilla que le  dejó a un trabajador una incapacidad del 7,6%.  No sólo desestimó el  reclamo, sino que le  impuso al abogado que promovió el juicio el pago de las costas en forma  solidaria con el demandante.
 
La  sentencia, dictada en los autos “Quiroz,  Miguel c/ Iberconsa S.A.” se basó en el artículo 20 de la  Ley de Contrato de Trabajo que, en su parte pertinente establece …  En cuanto de los antecedentes del proceso resultase pluspetición  inexcusable, las costas deberán ser soportadas solidariamente entre la  parte y el profesional actuante...”.
 
El voto del  juez Julio Vilela señaló que forma parte del deber del abogado del  demandante,"...indagar  sobre los hechos en que apoyó su pretensión jurídica y procurar evitar la  introducción de reclamos manifiestamente alejados de la  razonabilidad...".
 
La  pluspetición inexcusable
 
La  pluspetición (pedir  de más) inexcusable ha sido definida como un accionar  consciente, deliberado o intencional de demandar más de lo debido (CNTrab.,  sala 1º, 30/09/1990, “Chacón,  José c. de De Lorenzo, Rosa”).
 
Según el  Dr. Rodolfo Capón Filas, "... peticionar  indemnizaciones parcialmente cobradas, desconocer un recibo liberatorio, o  pretender un daño moral inexistente, constituyen conductas maliciosas y el  ejercicio de pluspeticiones  inexcusables que justifican la aplicación  de la sanción prevista por el art. 20 de la ley de contrato de  trabajo...": (de su voto en CNTrab., sala VI,  10/09/1996, “Aguirre,  Pedro c. Casa Kleiman S.A.”).
 
Debe mediar  dolo o culpa grave del profesional al demandar, y probarse que la parte  imputada de tal conducta no  pudo ignorar la sinrazón de su pedido, quedando a salvo los  casos en que el profesional es inducido a error por la información que le  suministra su cliente.
 
Tal como lo  expresara Norberto Centeno ("Ley  de Contrato de Trabajo Comentada", 2º edic. Ediciones de  Contabilidad Moderna SAIC, 1987, P. 239) “...La pluspetición debe provenir de dolo del  profesional quien a sabiendas reclama más de lo debido...”.
 
La  responsabilidad del abogado
 
En mi  opinión, cabe agregar  las hipótesis de grave negligencia.  En tal sentido, la  responsabilidad del abogado debería extenderse a todo supuesto de manifiesta improcedencia  del reclamo formulado a la Justicia, que debe dejar de  constituir un juego  de azar donde el abogado apuesta, la más de las veces y en especial  en el fuero laboral, para incrementar artificialmente el monto de las  demandas.     
 
Patrocinar  un reclamo administrativo o judicial, debe necesariamente constituir un acto de responsabilidad del  abogado, que debe  iniciarse desde el momento del primer  contacto de éste con su cliente.
 
Desgraciadamente,  muchos son los letrados que no lo entienden de esta forma, desprestigiando a nuestra profesión y  rebajándola a los niveles críticos negativos a los que ha llegado en la  actualidad.
 
Cabe  concluir que la sanción comentada no debe operar como una limitación en el  libre ejercicio  de la profesión de abogado, pero su aplicación en casos  extremos, no sólo por los montos reclamados, sino por la torpeza, ligereza o  intencionalidad de los mismos, sirve  para dignificarla.  
 
Publicado  en el Actio Reporte del 3 de Mayo de 2016
 
(*) Abogado  (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal