Pausa diaria: ¿Cuándo debe considerarse como tiempo... (30-08-16) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2016 > Julio - Agosto - Septiembre
         
Pausa diaria:   ¿Cuándo debe considerarse como tiempo trabajado?.
            
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal   González (*)
  
            
Reiteradamente   se presentan casos en los cuales el tiempo efectivo de trabajo del trabajador   no excede el máximo legal o convencional diario permitido y, sin   embargo, al incluirse la pausa otorgada a media jornada en la misma, nos   encontramos ante excesos que deben abonarse como tiempo extraordinario (horas   extras).    
  Una sentencia de la Sala VI de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo,   (autos “Sena, Ariel c/ Reproducciones Gráficas y otros/despido”, 16/03/2016),   resolvió un conflicto en el cual el trabajador, considerando la pausa como   tiempo efectivo de trabajo, le reclamó a su empleador el pago de la misma   como tal y, al excederse entonces de la jornada máxima legal, el recargo por   tiempo suplementario.
  Ante la negativa de la empresa, el dependiente se consideró injuriado y en   situación de autodespido. En juicio, el tribunal consideró afirmativamente su   reclamo indemnizatorio y condenó al empleador a su pago.
  El caso   
  El trabajador denunció que cumplía una jornada laboral en exceso de la   jornada máxima legal y convencional, y que la empresa no le abonaba los   recargos por tiempo suplementario.
  La empleadora demandada, al comparecer al proceso, resistió la pretensión del   dependiente sobre la base de que el trabajador sumaba al tiempo efectivo de   trabajo, la hora que tenía para almorzar.
  En apoyo a su postura, acompañó el “Reglamento de Trabajo”, suscripto por el   trabajador, que establecía que “El personal (...) tiene derecho a una pausa   diaria de una (1) hora, que se fijará entre las 12:00 y las 15:00 a los fines   de almorzar”, aclarándose, en el mismo que dicha pausa “Queda a criterio del   empleador/encargado establecer el horario de inicio y finalización del mismo,   teniendo como único parámetro (...) las necesidades comerciales y/o laborales   de ese día”.
  El tribunal consideró que esta previsión dejaba entrever, de una manera   clara, que la pausa para almorzar estaba condicionada por las necesidades   funcionales de la empresa empleadora, lo que autorizaba a afirmar que no   se trataba de un tiempo que el trabajador podía disponer libremente para sí   (art. 197 de la Ley de Contrato de Trabajo).
  En este marco, la sentencia sostiene que el trabajador cumplía labores desde   las 9 hasta las 19, es decir, 10 horas diarias. Y, si bien contaba con una   hora para almorzar, de estar a lo que surge del propio reglamento, tal pausa   quedaba supeditada a las necesidades comerciales y laborales de la empresa.
  En esta línea de razonamiento, el tribunal considera necesario poner de   relieve que, toda disposición del tiempo por parte del trabajador, para   que sea voluntaria, no debe estar condicionada por las necesidades   funcionales de la empresa, “porque disponer del tiempo es hacerlo con   libertad”.
  Va de su suyo que el lapso de inactividad, para no formar parte de la   jornada, tendría que ser dispuesto y gobernado enteramente por el trabajador   según su arbitrio (Fernández Madrid, Juan Carlos, Tratado Práctico de Derecho   del Trabajo, t. II, 3era. ed., Buenos Aires: La Ley, 2007, pág. 1579).
  El fallo fue suscripto por el Dr. Luis A. Raffaghelli y la Dra. Graciela L.   Craig.
  
Publicado   en el Actio Reporte del 30 de Agosto de 2016
  
(*) Abogado   (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
  
Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal