Obligaciones profesionales de los abogados (09-05-11) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Abril - Mayo - Junio
   
Obligaciones profesionales de los abogados
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
No son  frecuentes los casos judiciales en los cuales se enuncian principios éticos y jurídicos  aplicables a la labor profesional de los abogados y sus  obligaciones como tales. Este motivo me lleva a comentar algunas claras e  importantes consideraciones vertidas en una sentencia de la justicia civil,  con motivo de un caso donde se ventilaban aspectos de la responsabilidad  profesional de dos letrados, con  las que coincido plenamente.
 
La Cámara  Nacional de Apelaciones en lo Civil, Sala J, en los autos "D., G. v. G.,  M. y otro", con fecha 17 de marzo de 2011, resolvió que “la labor del abogado no se limita a  volcar al papel las circunstancias fácticas que le expone su cliente ya que  su labor es más sustancial y trascendente: debe examinar la pretensión en  cuanto indagación de su verosimilitud, meritando la viabilidad de la acción a  deducir, e inclusive, llegado el caso, aconsejar que no se inicie el tránsito  de aquello que se estime habría de ser una aventura judicial, condenada como  tal al fracaso.”
 
En tal  sentido, en su voto, la camarista Beatriz A. Verón sostiene  que    “…el  cliente nunca impone al abogado asumir la representación que le ofrece.”.  El cliente espera del profesional el asesoramiento que le solicita, el que  debe ser adecuado, y comienza desde el propio “planteo del caso”. Bajo ningún motivo puede  entenderse que el abogado adquiera un “bill  de indemnidad” por tomar un caso y seguir los requerimientos que  le formula su cliente. Ello es así porque, tal como observa con acierto el  autor Trigo Represas, no pesa sobre el abogado el “deber” de defender los  casos que se le presentan, de allí que las leyes mencionen como “derecho” del  abogado evacuar consultas jurídicas y defender, patrocinar o representar  judicial o extrajudicialmente a otros (art. 7, incs. “a” y “b” de la ley 23.187).  
 
En este  marco, la magistrada sostiene que impera un generoso campo de libertad  profesional en la aceptación o rechazo de la defensa y patrocinio de un  cliente. Como lo resolvió oportunamente (su voto en los autos  “Sosa,  María Teresa c/ Nieva, Liliana Alicia s/ Daños y Perjuicios", Expte. Nº  77.596/2006, del 01/9/2009; ídem, “Romano, Edit Mabel c/ Maenza, María Marta  s/ Daños y Perjuicios”, Expte. Nº 38.942/1996, del 07/5/2009) “…antes de aceptar un encargo en un  proceso judicial el letrado debe examinar adecuadamente los antecedentes de  la causa y las pruebas respaldatorias, para, analizando todo en conjunto,  determinar su viabilidad con seriedad, profesionalmente, comportamiento que  se espera de todo profesional del Derecho.”
 
Es por ello  que, según la camarista, “..La  labor del abogado no se limita entonces a volcar al papel las circunstancias  fácticas que le expone su cliente ya que su labor es más sustancial y  trascendente: debe examinar la pretensión en cuanto indagación de su  verosimilitud, meritando la viabilidad de la acción a deducir, e inclusive,  llegado el caso, aconsejar que no se inicie el tránsito de aquéllo que se  estime habría de ser una aventura judicial, condenada como tal al fracaso.”  (Mosset Iturraspe, Jorge, Responsabilidad de los Profesionales, Ed. Rubinzal,  pág. 510). “…No pueden  avalarse planteos infundados o necios en claro perjuicio … del sistema  judicial en su conjunto por el intolerable dispendio jurisdiccional que se  genera y que no puede recibir cobijo.”
 
Finalmente  y sobre esta cuestión, dice el fallo “…El  abogado es un sujeto relevante en el proceso más aún que un auxiliar de la  justicia, y tanto es así que existe equivalencia entre su dignidad y la que  inviste el juez (Palacio, Lino, Derecho Procesal Civil, pág.  154), el rol de ambos está  en un mismo nivel de jerarquía con la naturaleza particular de sus funciones  y misiones. La búsqueda de la verdad y el sentido de justicia constituyen  sagradas fundamentaciones de ambas actividades.” (Trigo  Represas).
 
El fallo se  basa en el voto de la camarista doctora Beatriz A. Verón, con la adhesión de  las doctoras Marta del Rosario Mattera y Zulema Wilde.
 Nota publicada el 9 de mayo de 2011
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal