Nulidad de un acuerdo homologado por el Ministerio de Trabajo. (05-06-06) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2007 - 2006 - 2005 > 2006 > Abril - Mayo - Junio
   
Nulidad de un acuerdo homologado por el Ministerio de Trabajo.  
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Cámara  Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala 5ª, 19 de mayo de 2006,  "Vivas, Miguel A. v. Peugeot Citroen Argentina S.A., jueces Oscar Zas y  Julio César Simón.
 
El  caso.  
 
Después de  tramitar un procedimiento preventivo de crisis, en el cual Peugeot Citroën  Argentina S.A. planteaba su necesidad de despedir por falta de trabajo a 550  dependientes, dicha empresa llegó a distintos acuerdos de disolución del  contrato de trabajo con dependientes, entre uno ellos Miguel Vivas,  que las partes ratificaron ante el SECLO.
 
En aquella  ocasión la empleadora notificó a Miguel Vivas el despido «... por  falta de trabajo no imputable a esta empresa y en los términos del art. 247  de la Ley de Contrato de Trabajo» y le ofreció la suma de $ 54.490, cifra  que la empresa imputó a todo rubro o concepto derivado de la relación laboral,  incluyendo: indemnización por antigüedad, preaviso, integración del mes de  despido, vacaciones no gozadas, sueldo anual complementario, haberes,  diferencias salariales y otros. La demandada también ofreció cobertura médico  asistencial por un plazo (tres meses) adicional al término legal.
 
El  trabajador manifestó que aceptaba la suma ofrecida y «que habiendo  percibido el importe total acordado, nada más tendrá que reclamar a la  empresa por ningún motivo emergente de la relación laboral que lo uniera  a la misma ni derivado de su extinción, sirviendo el presente acta como  formal recibo y carta de pago» .
 
El  acuerdo, fue homologado por la autoridad administrativa de  aplicación (Ministerio de Trabajo de la Nación).
 
Posteriormente,  Vivas se presentó ante la justicia laboral, solicitando la nulidad del  acuerdo y el cobro del total de las indemnizaciones que le hubieran  correspondido, suma que duplicaba lo cobrado en el mismo.
 
La  sentencia.  
 
El  tribunal comienza por analizar el alcance del art. 15 de la Ley de Contrato  de Trabajo, que establece -para su validez- el requisito de la  homologación de los acuerdos transaccionales, conciliatorios y  liberatorios y la competencia judicial para dilucidar la legalidad y  legitimidad de los actos homologatorios dictados por la autoridad  administrativa del trabajo.
 
El citado  art. 15 dispone en la parte pertinente: «Los acuerdos transaccionales,  conciliatorios y liberatorios sólo serán válidos cuando se realicen con intervención  de la autoridad judicial o administrativa y mediante resolución fundada de  cualquiera de éstas que acredite que mediante tales actos se ha alcanzado una  justa composición de los derechos e intereses de las partes...».
 
Cabe  concluir, sostiene el tribunal, que la competencia atribuida por el art. 15  de la L.C.T. a la autoridad administrativa del trabajo para homologar  acuerdos transaccionales, conciliatorios o liberatorios debe ser  compatibilizada con el derecho de quien se considere afectado por la decisión  adoptada por esa autoridad, para plantear judicialmente la nulidad del  acto administrativo homologatorio.
 
Por ello,  según el fallo, si de los acuerdos suscriptos por las partes y homologados  por el Ministerio de Trabajo, surgen violaciones al orden público que  implican renuncia de derechos (art. 12 de la Ley de Contrato de Trabajo),  tales actos, al no haber una justa composición de los derechos e  intereses de las partes (art. 15 de la Ley de Contrato de Trabajo) pueden  ser declarados inválidos por el juez laboral competente.
 
La  voluntad del trabajador afectada.
 
En el  presente caso, según el tribunal, la voluntad de Vivas al  celebrar el acuerdo transaccional cuestionado fue afectada por error de  hecho invalidante, inducido por Peugeot Citroën Argentina S.A., cuya  conducta afectó gravemente la voluntad de aquél. Desde esta perspectiva, la  «aceptación» del accionante de la causa del despido carece de relevancia.  
 
En  síntesis: el actor fue inducido por las afirmaciones de la demandada  relativas a una situación de falta de trabajo insuficientemente alegada, y  mucho menos acreditada.
 
En este  marco, concluye el fallo, el acuerdo conciliatorio celebrado por la demandada  con el accionante luce afectado por el vicio de lesión subjetiva, imponiéndose  declarar la nulidad del acuerdo transaccional celebrado entre las partes,  así como del acto homologatorio dictado por el S.E.C.L.O., y concluir que  el contrato de trabajo quedó extinguido por despido incausado e intempestivo  dispuesto por la demandada.
 
En  consecuencia, se condenó a la demandada al pago de todos los rubros  indemnizatorios reclamados, más los intereses y costas.
 
(*)  Abogado (UBA). Presidente de Actio S.A.
 
 
Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal