No es discriminador el empleador que trata igual de mal a todos... (10-08-16) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2016 > Julio - Agosto - Septiembre
   
No es discriminador el empleador que trata igual de mal a  todos sus dependientes.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
La Sala VII  de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, en sentencia recaída en los  autos “O’Higgins Elvira Marina c/ Gijón S.A. s/ despido”, con fecha 30 de  marzo de 2016, dictaminó que no es discriminador el empleador que trata igual  de mal a todos sus dependientes.
 La  curiosa conclusión debe interpretarse dentro del contexto del caso.  No se debe entender como un bill de indemnidad para los empleadores,  liberándolos de las consecuencias de sus actitudes injuriosas hacia el  personal. El marco es la calificación de trato discriminatorio de un despido,  que –en caso de injurias laborales- a las  indemnizaciones comunes, estaría agregando reparaciones por daño  moral.    
 La sentencia recuerda que el art. 14 bis de la Constitución Nacional  garantiza la protección contra el despido arbitrario. En orden a ello, se ha  elaborado una doctrina que quedó plasmada en la Ley de Contrato de Trabajo y  sus reformas, que dispone una reparación tarifada que se presume abarcadora  de todos los daños y perjuicios que pueda haber ocasionado la decisión  rescisoria. La consecuencia del despido sin causa es la indemnización  tarifada que conlleva una función reparadora.
 Pero el ordenamiento legal argentino también contempla indemnizaciones  agravadas en razón de actos discriminatorios por los cuales están  condicionadas y se elevan cuantitativamente sobre la indemnización pura y  simple.
 Tanto la indemnización pura y simple por despido arbitrario, como las  agravadas previstas en el ordenamiento laboral son indemnizaciones tarifadas,  donde se tiene en cuenta el salario, la antigüedad y en su caso la existencia  de la condición que radica en la presunción legal (despido por maternidad,  por matrimonio, etc.).
 No obstante, agrega el fallo,  si la acción que el trabajador ha de  intentar se basa en la Ley 23.592 (protección contra la discriminación), ya  nos apartamos de la tarifa y el discriminador será obligado, a pedido del  damnificado, a reparar el daño moral y material ocasionado, lo que nos remite  directamente a los parámetros del Código Civil, y dicha reparación será  efectuada por el Juez sobre la base de los elementos que se aporten en el  proceso.
 En estos términos, el tribunal sostuvo que en el juicio se probó que el trato  dispensado por el superior era igual de malo sin distinción de trabajadores,  por lo que concluyó que no podía admitirse que hubiera existido trato  discriminatorio.
 Así, la sentencia afirma que no se admite que la reclamante hubiera recibido  exclusivamente un trato hostil por parte de su jefe directo pues si bien se  hace referencia a malos tratos respecto de todos los subordinados, en tal  contexto no puede considerarse que se la discriminara, ya que si trataba  igual de mal a todos sus dependientes, sin hacer excepción de personas, a lo  sumo habría sido un maltratador, pero no un discriminador.
 
Publicado  en el Actio Reporte del 10 de Agosto de 2016
 
(*) Abogado  (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal