Medida de fuerza ilegal: necesidad de la intimación previa (23-07-07) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2007 - 2006 - 2005 > 2007 > Julio - Agosto - Septiembre
   
Medida de fuerza ilegal: necesidad de la  intimación previa.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Los  hechos.  
 
Christian  Daniel Payaslian trabajó para la empresa Arte Gráfico Editorial Argentino  S.A. hasta que fue despedido por haber participado activamente en la toma  del establecimiento.
 
La  empleadora, en su telegrama, adujo la participación del trabajador en los  siguientes hechos "…Ingresar o permitir el ingreso furtivo de  personas a la planta la madrugada del día 30/08/2004 a los efectos del  copamiento del galpón lindero a la calle Tilcara, paralización de la planta  por la fuerza amenazando al personal que se resistía a plegarse a sus  acciones, retirar los bancales con trabajos terminados que iban a ser  retirados por el cliente el 30/08/04 y se encontraban en el sector de  expedición, el apoderamiento de los autoelevadores de la planta para impedir  el uso por parte del personal que intentaba trabajar, negarse a entregar los  ejemplares de la revista Viva que acompañara al diario Clarín el próximo  domingo, impedir el ingreso y egreso de los camiones y continuar sin acatar  la conciliación obligatoria».
 
La  sentencia.  
 
Respecto  de los motivos alegados por la empresa para despedir, los jueces consideraron  que el ejercicio del derecho de huelga no autoriza a los trabajadores a  apropiarse de la planta industrial del empleador, sino únicamente a  abstenerse de prestar servicios, pues lo contrario implicaría reconocer al  derecho de huelga un rango de superior jerarquía que el de propiedad.
 
Sin  embargo, el tribunal consideró que la ilegalidad de una medida de fuerza  no constituye necesariamente una justa causa de disolución, porque para ello  es necesario que se curse al trabajador en huelga una previa intimación a que  retome sus tareas.
 
Sólo en  el caso de desobediencia a dicho requerimiento se podría  considerar la negativa como injuriosa en los términos del art. 242 de la ley de  contrato de trabajo.
 
En el este  caso, se consideró que, dado que la empresa no probó haber intimado  personalmente al trabajador despedido a deponer la medida de fuerza, no  existió en el caso injuria de tal gravedad que justificara el despido. En  consecuencia, se condenó a Artes Gráficas Rioplatense S.A. a pagar las  indemnizaciones correspondientes al despido.
 
Fallo  comentado: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala VI,  "Payaslian Christian Daniel c. Arte Gráfico Editorial Argentino  S.A.", 26 de junio de 2006, jueces Daniel Eduardo Stortini y Juan Carlos  Fernández Madrid.
 
(*)  Abogado (UBA). Presidente de Actio S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal