Los contratos individuales de trabajo no pueden... (14-01-14) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2014 > Enero - Febrero - Marzo
   
Los contratos individuales de trabajo no pueden modificarse si  se reducen o suprimen derechos de los empleados
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Los  contratos individuales de trabajo no pueden modificarse si se reducen o  suprimen derechos de los empleados
 
Por  el Dr. Rodolfo Aníbal González  
 
Una  reforma de la Ley de Contrato de Trabajo a tomar muy en cuenta…
 
A partir de  la sanción de la Ley 26.574 (1), las condiciones de trabajo pactadas  individualmente entre una empresa y un empleado no pueden ser modificadas, ni  aún con acuerdo de las partes, si el cambio reduce o suprime derechos del  trabajador.
 
Se trata de  la reforma del artículo 12 de la Ley 20.744 de Contrato de Trabajo (LCT), que  se refiere a la "irrenunciabilidad" de los derechos laborales.
 
Hasta su  modificación, la norma disponía la nulidad y falta de valor de "toda  convención de partes que suprima o reduzca los derechos previstos en esta  ley, los estatutos profesionales o las convenciones colectivas".
 
El texto  modificado agregó a ese listado "los contratos individuales de  trabajo", con lo cual impide que una empresa deje de dar o reduzca algún  beneficio, aun cuando se lo haya otorgado por encima de las obligaciones  dispuestas por la ley o por el convenio o estatuto profesional y aunque  exista consentimiento del trabajador.
 
El  criterio, incorporado al texto del art. 12 de la LCT, sostiene que la desigualdad  que se da en la relación impide acordarle pleno efecto a la voluntad del  trabajador salvo, por cierto, que se trate de acordar modificaciones que no  lo perjudiquen, o bien que lo beneficien.
 
Según la  doctrina laboral,  no se concibe que el trabajador, o cualquier persona  en su sano juicio, acepte alteraciones contractuales que lo perjudiquen,  renunciando así, voluntariamente, a derechos adquiridos o que tiene la  expectativa legítima de adquirir en el futuro. Y si acepta el cambio que lo  perjudica, será evidente que lo hace por necesidad, forzado por su situación  de inferioridad jurídica y económica que lo obliga a optar por el mal menor,  frente a otros que se le ocasionarían en caso de no acceder a la imposición  patronal (represalias, despido, etc.).
 
Acuerdos  nulos  
 
La doctrina  incorporada a través de la reforma del art. 12 de la LCT, sostiene que el  acuerdo modificatorio de las condiciones de trabajo, que reduce o suprime  beneficios del trabajador, resulta nulo en razón de que el mismo lo perjudica,  sin que éste obtenga ningún beneficio o ventaja a cambio de la modificación  contractual y que, en sólo provecho del empleador, lo priva sin causa o razón  alguna de derechos adquiridos y legítimamente incorporados a su patrimonio.
 
El  consentimiento del trabajador no produce efectos
 
En cuanto  al consentimiento del trabajador -sea expreso o tácito-, no produce efectos  jurídicos, en tanto no se puede sanear o confirmar un acto pasible de nulidad  absoluta.
 
Consecuencias  de la nulidad del acuerdo
 
Otra  consecuencia de la doctrina hoy incorporada a la Ley 20.744 de Contrato de  Trabajo es que, pronunciada la invalidez del acuerdo modificatorio, se tendrá  por no realizada la rebaja de categoría y de remuneración, y por lo tanto  quedarán plenamente vigentes las condiciones de trabajo anteriores, esto es,  las que regían hasta el momento de su sustitución ilegal.  De ahí que en  estos supuestos, el trabajador pueda reclamar las diferencias de haberes  devengadas desde el momento que se produjo la alteración contractual que lo  perjudica, limitada al período no prescripto.
 
Conclusión
 
Uno de los  principios que caracterizan al derecho laboral es el “protectorio”. Partiendo  del concepto del trabajador como la parte más débil del contrato, sus normas  buscan deliberadamente contrarrestar este desequilibrio.
 
El artículo  12 de la Ley de Contrato de Trabajo es un claro ejemplo.  Si las partes  pudiesen reducir los derechos que se le otorgan al trabajador en las leyes,  los estatutos profesionales o las convenciones colectivas mediante acuerdos,  la protección que brindan estas normas pasaría a constituir meros enunciados  sujetos a la buena voluntad del empleador.
 
En  consecuencia, el “piso” de beneficios que otorgan es irrenunciable.
 
Ahora bien,  cuando en el contrato de trabajo se establecen beneficios superiores a los  legales (ej.: una remuneración superior al salario mínimo vital o el salario  básico del convenio colectivo aplicable), un acuerdo entre las partes ¿podría  reducir posteriormente esta mejora
 
Con la  reforma introducida en el art. 12 de la LCT, la respuesta es negativa. Tal  acuerdo será inválido y, más, su nulidad otorgará derecho al trabajador de  percibir las diferencias salariales que en virtud del mismo, dejó de cobrar.
 
No cabe  duda que el trabajador es la parte débil del contrato y que el derecho  laboral debe protegerlo y tratar de corregir esta desigualdad. Pero cabe  preguntarse si esta reforma realmente logra ese objetivo.
 
No es menos  cierto que el contrato de trabajo tiene una vocación de permanencia en el  tiempo; es por ello que, en principio, su duración es por tiempo  indeterminado. En estos términos, el efecto de la  nueva redacción  del  art. 12 de la LCT, podría resultar finalmente perjudicial para  aquél que se pretende proteger. La norma, que “congela” en el tiempo y para  siempre una mejora o beneficio brindado en determinado momento en la vida del  contrato, bien puede tener como consecuencia desalentar su otorgamiento.
 
(1) Ley de Contrato de  Trabajo. Modificación del artículo 12. Ley 26.574 (Boletín Oficial Nº 31.810  del 29/12/2009). Sancionada: Diciembre 2 de 2009. Promulgada de Hecho:  Diciembre 22 de 2009.
 
"...  Art. 1 - Modifícase el texto del artículo 12 de la Ley Nº 20.744 (t.o. 1976)  -Ley de Contrato de Trabajo-, el que quedará redactado de la siguiente forma:
 
“Art.  12 - Irrenunciabilidad. Será nula y sin valor toda convención de partes que  suprima o reduzca los derechos previstos en esta ley, los estatutos  profesionales, las convenciones colectivas o los contratos individuales de  trabajo, ya sea al tiempo de su celebración o de su ejecución, o del  ejercicio de derechos provenientes de su extinción”.
 
Art. 2  – De forma...".
 
Legislación  modificada: Ley 20.744 de Contrato de trabajo
 
"...  Art. 12 - Irrenunciabilidad. Será nula y sin valor toda convención de partes  que suprima o reduzca los derechos previstos en esta ley, los estatutos  profesionales o las convenciones colectivas, ya sea al tiempo de su  celebración o de su ejecución, o del ejercicio de derechos provenientes de su  extinción...".  
 
Publicado  en el Actio Reporte del 14 de Enero de 2014.
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal