Falta de inscripción del nuevo domicilio de una sociedad... (01/03/2011) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Enero - Febrero - Marzo
   
Renuncia enviada en estado de incapacidad o inhabilidad  absoluta del trabajador
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
La Cámara Nacional de Apelaciones  del Trabajo, sala 8ª, en autos "Rodríguez,  Andrea N. v. Pepsico de Argentina S.R.L." (09/8/2010),  determinó que si al momento de emitir la renuncia la trabajadora padecía una  enfermedad psicológica que generaba incapacidad absoluta, la posterior  rehabilitación no le otorga derecho a retomar el empleo, pero sí a la  percepción de la indemnización prevista por el art. 212, párrafo 4º, de la  Ley 20.744 de Contrato de Trabajo.
 
El  caso.  
 
La  trabajadora renunció a su empleo mediante telegrama colacionado. Un mes  después, remitió una extensa comunicación, en la que hacía saber a su  empleadora que consideraba nula la renuncia, por haberla enviado en una fase  aguda del proceso  psicótico crónico que padecía y que, al remitir dicha etapa, cobró  conciencia de la trascendencia del acto abdicativo y, poniendo en claro que  ninguna responsabilidad cabía a la empleadora, la invitaba a designar un  médico de su confianza para que, junto con el que la asiste, determinaran  cuál podría haber sido su estado en la época de la renuncia y, en su caso, se  la soslayara y continuaran la relación.
 
La empresa  interpelada se negó de plano a rever los efectos de la renuncia y declinó  participar de la junta médica privada a la que era invitada. La empleada se  consideró despedida y demandó el pago de las indemnizaciones  correspondientes.
 
La  sentencia.  
 
La pericia  médica confirmó la preexistencia -no discutida- de un cuadro de  esquizofrenia, con sucesión de períodos agudos y leves, así como la  posibilidad de que, durante los primeros, se vea profundamente afectada el  área intelectual de la personalidad.
 
La jueza de  primera instancia tuvo por probado que, en la época de la renuncia, la  enfermedad cursaba por una las fases agudas, que ello generaba incapacidad  absoluta y que, en aplicación de la doctrina según la cual, extinguida la  relación de trabajo en ese marco, y cualquiera haya sido el acto extintivo,  el trabajador tiene derecho a la percepción de la indemnización prevista por  el art. 212, párrafo cuarto, de la Ley de Contrato de Trabajo. En  consecuencia, condenó a la demandada a pagarla, decisión que confirmó la  Cámara laboral.
 

 Nota publicada el 7 de febrero de 2011
 
 
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal