El nuevo Código Civil deroga el régimen laboral... (segunda parte) (11-06-15) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2015 > Abril - Mayo - Junio
   
¿El nuevo Código Civil deroga el régimen laboral de viajantes  y corredores? (segunda parte).
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Introducción  
 
 
En  la primera parte de esta nota (Actio  Reporte Nro. 3333 del 2 de Junio de 2015), comentábamos  que el nuevo Código Civil y Comercial de la Nación (Ley 26.994, B.O.  08-10-14), en adelante CCCN, que entrará en vigencia el 1° de agosto de 2015  (Ley 27.077), producirá efectos en las relaciones laborales, en muchos casos  en colisión con los principios y normas del derecho del trabajo, creando  seguramente múltiples e interminables controversias de interpretación.
 
El objeto  de la citada nota fue –nada menos- una normativa del nuevo Código Civil, que  podría considerarse como derogatoria del régimen jurídico laboral de  viajantes y corredores de comercio e industria.
 
Supongamos  que, conforme el texto de la misma, ello fuera así y se interprete que la  nueva legislación deroga el régimen laboral de los viajantes y corredores.
 
Partiendo  de esta supuesta hipótesis, cabe preguntarse si los jueces laborales  avalarían o no esta modificación, que perjudicaría los derechos de los  trabajadores de dicha actividad.
 
En es un  tema controvertido, pero nos inclinamos por la respuesta negativa y –en  consecuencia- por la continuidad en la aplicación de las normas jurídicas  laborales, léase “Ley de Contrato de Trabajo” y “Estatuto de Viajantes y  Corredores”.
 
Llegamos a  esta conclusión, entre otros motivos, por los “principios arquitectónicos”  básicos del Derecho del Trabajo que ha diseñado la Corte Suprema de Justicia  de la Nación, a través de múltiples fallos y que seguramente serán  considerados por los tribunales laborales, al decidir sobre el tema.
 
Principios  de Progresividad y de Irreversibilidad
 
Entre  otros, nos referimos en especial a los principios de Progresividad y de  Irreversibilidad, conforme los cuales se impone que toda medida estatal (leyes,  decretos, resoluciones) de carácter deliberadamente regresiva en materia de  derechos humanos requiere la consideración más cuidadosa y debe justificarse  plenamente (Fallos de la Corte Suprema de Justicia de la Nación “Aquino”;  “Madorrán”; “Milone”; “Torrillo”; “Medina”; “Silva”; “Alvarez”; “Sánchez” y  cita de precedentes de la Corte Interamericana de Derechos Humanos (caso  “Acevedo”).
 
Este  principio, que se encuentra normativizado en el artículo 26 de la Convención  Americana de Derechos Humanos (CADH), es de gran relevancia frente a quienes  aceptan la posibilidad jurídica de reversibilidad del Derecho del Trabajo,  según las coyunturas sociales y políticas.
 
El  principio de irreversibilidad en materia de derechos humanos, puede ser  considerado como un subprincipio derivado del principio general de  progresividad. Tiene base normativa autónoma en el artículo 29 de la CADH en  cuanto establece que:
 
"Ninguna  disposición de la presente Convención puede ser interpretada en el sentido  de:
 
a. permitir  a alguno de los Estados Partes, grupo o persona, suprimir el goce y ejercicio  de los derechos y libertades reconocidos en la Convención o limitarlos en  mayor medida que la prevista en ella;
 
b. limitar  el goce y ejercicio de cualquier derecho o libertad que pueda estar  reconocido de acuerdo con las leyes de cualquiera de los Estados Partes o de  acuerdo con otra convención en que sea parte uno de dichos estados;
 
c. excluir  otros derechos y garantías que son inherentes al ser humano o que se derivan  de la forma democrática representativa de gobierno, y
 
d. excluir  o limitar el efecto que puedan producir la Declaración Americana de Derechos  y Deberes del Hombre y otros actos internacionales de la misma  naturaleza".
 
Consecuencias  de estos principios
 
Tal su  redacción, el dispositivo implica que una vez que un derecho ha sido  reconocido, queda definitiva e irrevocablemente integrado a la categoría de  aquellos derechos cuya inviolabilidad debe ser respetada y garantizada.
 
En  definitiva, el impacto de esta premisa en el marco del sistema de protección  de derechos humanos, impone que  lo que se haya ganado como espacio de libertad y haya sido reconocido por la  ley, no pueda ser revertido, menguado o reducido en lo sucesivo e  implica una elevación del standard mínimo fijado por los Instrumentos  Internacionales de Derechos Humanos, de modo que toda medida dirigida a  limitarlo importa una violación a las obligaciones convencionalmente  asumidas, que implica responsabilidad internacional.
 
En  consecuencia, la aplicación de las normas del nuevo Código Civil a las  relaciones laborales podría ser declarada inconstitucional por los jueces del  fuero laboral y, en última instancia, por la Corte Suprema de Justicia de la  Nación.
 
Publicado  en el Actio Reporte del 11 de Junio de 2015.
 
(*) Abogado  (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal