El alcoholismo no es causal justificada de despido (14-10-15) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2015 > Octubre - Noviembre - Diciembre
   
El alcoholismo no es causal justificada de despido.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Según el  criterio de la Sala X de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, el  alcoholismo no es causal justificada de extinción del contrato laboral, salvo  que exista un grave incumplimiento concreto del trabajador, vinculado con la  problemática de ingesta de alcohol, que sea contemporáneo a su despido y con  gravedad suficiente para justificar la decisión de ruptura.
 
La polémica  resolución judicial que hizo lugar al reclamo indemnizatorio, fue dictada el  16 de marzo de 2015, en el expediente “Heinrich, José Luis c. Consorcio de  Propietarios del Edificio Figueroa Alcorta 3015 s/despido”, incluyendo  además, una indemnización por daño moral.
 
El caso
 
El  trabajador se desempeñó en el consorcio desde 1996 hasta que se decidió  despedirlo a fines de 2008, invocándose como causal de injuria laboral  ".... los múltiples llamados de atención y amonestaciones y pese a ello,  continuar con el exceso de ingesta alcohólica que conduce a un peligro  inminente atento las características de su labor, agravado con la última internación  que padeció…”.
 
La  sentencia  
 
Los jueces  analizaron que en el caso, pese a que el consorcio mencionó los problemas de  alcoholismo del dependiente, no adujo la existencia de ningún episodio  concreto referente a la conducta del mismo que resultara cercano a la época  de la extinción del contrato, frente al recaudo de contemporaneidad para la  configuración de la injuria.
 
Sin  embargo, en el juicio, tres testigos coincidieron en referir los problemas de  alcoholismo que padecía el encargado, por el que había sido tratado en  reiteradas oportunidades, realizando la correspondiente rehabilitación, con  resultados dispares.
 
El mismo  tribunal refirió que los dichos de los declarantes (los cuales fueron  circunstanciados y veraces) fueron corroborados por otros elementos de prueba  objetiva, tales como las respuestas al pedido de informes dirigidos a dos  clínicas psiquiátricas, en cuanto refirieron la existencia de diversas  internaciones por episodios agudos derivados de un alcoholismo crónico.
 
Otras  consideraciones  
 
Según el  tribunal, el alcoholismo crónico, definido como los trastornos nerviosos,  mentales y orgánicos producidos por la ingestión repetida de dosis tóxicas de  alcohol, constituye una enfermedad originada por diversos factores, que  jurídicamente califica como “enfermedad inculpable” en la medida en que no  exista dolo o culpa grave del trabajador afectado. En casos de extrema  gravedad que incapacitan al trabajador a prestar tareas, podría incluso  tornar procedente la indemnización prevista en el artículo 212 párrafo 4° de  la Ley de Contrato de Trabajo.
 
Para los  jueces, cuando se invoca el exceso de ingesta alcohólica como causal de  injuria laboral, es menester acreditar –además- la existencia de un concreto  incumplimiento que resulte contemporáneo al despido y que revista gravedad  suficiente para justificar la ruptura.
 
Las  condenas: indemnizaciones y daño moral
 
Finalmente,  el tribunal condenó al consorcio a pagar las indemnizaciones por despido y  preaviso, y un 50% más, por el agravante del artículo 2º de la ley 25.323.
 
Además,  fijó una indemnización adicional por daño moral al considerar que los  términos vertidos por la empleadora al despedir al trabajador por su problema  de alcoholismo crónico, implicaron, por su “ligereza”, una actitud culposa,  con entidad suficiente para generar “un menoscabo en el sentimiento moral”, y  porque el despido fue “discriminatorio”.
 
Asimismo,  el consorcio debió hacerse cargo de las costas y de los intereses por más de  siete años que duró el proceso judicial.
 
La sentencia  fue suscripta por el doctor Daniel Stortini, con la adhesión del doctor  Enrique Brandolino.
 
Publicado  en el Actio Reporte del 14 de Octubre de 2015.
 
(*) Abogado  (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal