Doble indemnización: Se vetó una nueva ola de juicios laborales (30-05-16) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2016 > Abril - Mayo - Junio
   
Doble indemnización: Se vetó una nueva ola de juicios  laborales.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
El  veto y una consecuencia no enunciada.
 
Finalmente,  el Poder Ejecutivo oficializó el veto presidencial a la denominada ley  antidespidos aprobada la semana pasada por el Congreso, que congelaba las  desvinculaciones de personal por 180 días y duplicaba las indemnizaciones por  despido.
 
En los  Considerandos del decreto, el Gobierno repitió los argumentos que vino  sosteniendo durante el largo debate que precedió a la aprobación de la norma,  impulsada por las centrales sindicales, un sector del peronismo, el masismo y  el kirchnerismo en ambas cámaras.
 
A sus  argumentos, faltó agregar uno: La  ola de juicios, que hubiera sido una de las consecuencias de la ley si no se  hubiese vetado.
 
El  texto vetado era el mismo que el Congreso sancionó en 2002.
 
La  Ley 25.561, promulgada el 7  de enero 2002, llevaba el mismo texto que el Congreso adoptó  para esta nueva edición de la doble indemnización, sin tomar en consideración  que para entonces y gracias a la ambigüedad de sus términos, durante más de  diez años, para determinar judicialmente sus alcances, se originaron miles de  juicios laborales.
 
En  2005 escribí una nota en Actio Reporte sobre la cuestión, que entiendo  conveniente reiterar en algunos de sus párrafos, por si el proyecto hoy  vetado vuelve a discutirse por insistencia del Congreso.
 
“Las  diferencias jurisprudenciales sobre una misma cuestión jurídica abruman a las  «Oficinas de Personal» de las empresas, que en definitiva y obviamente, no  saben qué hacer. En igual situación se encuentran sus asesores, cuando las  respuestas son dubitativas, por el verdadero caos interpretativo que sufren  algunos temas. En caso de un reclamo judicial, todo dependerá del sorteo por  el cual se asigna la Sala (el tribunal) de la Cámara que intervendrá en el  mismo. En otros términos: total inseguridad jurídica.
 
La  Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo es el máximo tribunal del  fuero laboral. Se encuentra integrado por diez  Salas, cada una de ellas  compuestas por tres jueces. Ante cada expediente judicial de Primera  Instancia cuya sentencia es apelada, los tres magistrados votan por su  confirmación o su modificación. Adviértase entonces, que según qué Sala de la  Cámara laboral, adjudicada por sorteo, decida una cuestión similar a la que  analizaremos, la empresa puede o no ser condenada al pago duplicado de un  determinado rubro indemnizatorio. A ello, debemos agregar las decisiones de  cada uno de los tribunales laborales de todas las provincias.
 
En este  marco, es cierto que la controversia jurisprudencial es frecuente en la labor  tribunalicia, pero no es menos cierto, que los jueces deben promover a través  de sus fallos un mínimo de seguridad jurídica, base de un sistema que se  asienta en la Justicia".
 
La  cuestión controvertida: Los alcances de la duplicación.
 
"Desde  la sanción de la norma de emergencia, se instaló una polémica jurisprudencial  sobre los alcances de la duplicación de emergencia. En otros términos, cuáles  eran los rubros indemnizatorios alcanzados por dicho agravamiento. Veamos  algunas de las divergencias. Tratamiento de Vacaciones proporcionales,  Indemnización art. 80 (LCT); Sanción art. 132 bis LCT; Ley de Empleo: Sanción  art. 8; Ley de Empleo: Sanción art. 15; Indemnización por maternidad (LCT);  Indemnización por matrimonio (LCT); Indemnización por clientela (Estatuto de  Viajantes); Indemnizaciones Ley 25.323, arts. 1° y 2°;  Indemnizaciones  del Régimen Nacional de Trabajo Agrario; Indemnizaciones Régimen de la  Construcción; Propiedad Horizontal; periodistas y otros: preavisos.”
 
Y  escribímos entonces..
 
¿Cómo  se soluciona este y similares problemas?
 
"Nuestros  legisladores deben aprender técnicamente a legislar. Su función de  "crear" normas es política, pero esencialmente jurídica, y para  ello se requiere idoneidad. Si el texto del art. 16 de la Ley 25.561 y el  decreto reglamentario 264/2002 hubieran sido redactados previendo su  aplicación práctica a todos los supuestos indemnizatorios laborales, el  problema de interpretación no existiría."
 
Conclusión
 
Catorce  años después, el Congreso de la Nación volvió a cometer el mismo error,  reiterando el cometido en 2002, con el mismo texto de entonces!!
 
Independientemente  de la posición que por cuestiones políticas o de ideología se asuma sobre la  controvertida norma sancionada y ahora vetada, es lamentable que los  legisladores que la votaron no hayan considerado los efectos prácticos que su  aplicación originó en el pasado reciente.
 
Publicado  en el Actio Reporte del 30 de Mayo de 2016
 
(*) Abogado  (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal