Despido sin justa causa: Siempre hay alguna razón... (04-10-10) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2010 - 2009 - 2008 > 2010 > Octubre - Noviembre - Diciembre
   
Despido sin justa causa: Siempre hay alguna razón por la que  un trabajador es despedido.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     

 
 En el caso, el reclamante es un trabajador que padece una enfermedad  congénita (hidrocefalia), no detectada en el examen médico preocupacional,  pero que durante el desarrollo del vínculo laboral le provocó dos operaciones  neuroquirúrgicas. Después de cumplir con el reposo laboral indicado, se  reincorporó con tareas livianas, hasta que fue dado de alta definitiva con  autorización para reintegrarse a sus tareas habituales. A partir de entonces  volvió a cumplir sus funciones habituales de repositor hasta que la demandada  le notificó que rescindía el contrato a partir de esa fecha “por reestructuración  del área”.
 
 En juicio, el trabajador reclamó un resarcimiento por daño moral, basando su  reclamo en que el despido había sido discriminatorio, por haberse motivado en  su problema de salud.
 
 Según el tribunal, en la contestación de la demanda, la empresa no intentó  siquiera esbozar una mínima explicación de los alcances y razones de la  supuesta reestructuración, y de los motivos concretos por los que decidió despedir  al actor.
 
 En suma: la demandada no efectuó ninguna reestructuración en el sector (como  adujo en el telegrama de despido), ni despidió a ningún otro repositor, y  tampoco intentó siquiera explicar (y menos aun demostrar) las razones por las  que prescindió de un trabajador experimentado, no conflictivo, de desempeño  normal, con buen comportamiento y predisposición para el trabajo (todo esto  según la opinión de los testigos aportados por la propia demandada).
 
 A tenor de la conducta procesal de la demandada, que esgrimió una excusa  falsa -la inexistente reestructuración- y en presencia de indicios favorables  a la postura del actor -los antecedentes médicos reseñados, la  contemporaneidad entre su reintegro y el despido, la absoluta ausencia de  explicación de razones que pudieran llevar a la demandada a prescindir de un  trabajador antiguo que gozaba de un concepto favorable, y el comentario del  jefe directo del trabajador despedido acerca de que éste era “una bomba de tiempo”-  el tribunal infiere que el despido constituyó un acto discriminatorio por  motivos de salud.
 
 En base a estas consideraciones, los jueces consideraron que el reclamo de  indemnización por daño moral resulta admisible, pues el acto discriminatorio  configura un ilícito contractual (concomitante al despido) que,  necesariamente, provoca una lesión de índole espiritual a la otra parte y  cuyas consecuencias no se encuentran contempladas en los límites de la tarifa  legal. Fijó esta reparación en la suma de $ 15000.
 
 Comentario.
 
 Una vez más, la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo reitera un  principio de interpretación que utiliza en todos los casos en los que se  reclama por actos discriminatorios: siempre hay alguna razón por la que un  trabajador es despedido, porque se presume que por lo general las personas no  se comportan de una manera arbitraria, sin mediar ninguna razón subyacente,  especialmente en asuntos empresarios. Pero a veces los empleadores, por  distintos motivos, prefieren no invocar la causa de la ruptura y abonar las indemnizaciones  de la ley, en atención a las consecuencias que acarrearía la declaración de  los verdaderos motivos de su decisión.
 
 Para ser precisos, el criterio predominante es que no existen despidos sin  causa: se trata de despidos sin expresión de causa, pero no sin causa, ya que  siempre hay algún motivo subyacente.
 
 Fallo comentado: “C., E. R. c. L. S. s/ daño moral”, Cámara Nacional de Apelaciones del  Trabajo, 17 de agosto de 2010.
 
 Nota publicada el 04 de Octubre de 2010
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 
Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal