Despido por pérdida de confianza... (14/03/2011) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Enero - Febrero - Marzo
         
Despido por pérdida de confianza. Instrumentación de sumario   interno.
            
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal   González (*)
  
            
El   caso.   
  
La empresa   demandada –una entidad financiera- dispuso el despido del trabajador debido a   un reclamo que le hiciera un cliente por el cobro y rendición de una factura   de AYSA, y dos más de Edenor, constatándose que ninguna de ellas fue rendida   al ente, ni registrado un sobrante de caja. Por tal motivo, se le había   iniciado una investigación   interna de su operatoria, por el cual se constató una serie   de graves irregularidades.
  
En virtud   de ello, según la empleadora, se   lo despidió por un manejo discrecional de los valores que se   le confiaron   transgrediendo los deberes de fidelidad y lealtad, configurando injuria grave   y pérdida de confianza.
  
La   sentencia.   
  
El tribunal   consideró que el sumario   interno realizado en la empresa, constituyó el principal elemento probatorio   respecto a los graves incumplimientos.
  
Como se   desprende de dicho instrumento, desde la fecha en que se tomó como punto de   inicio de la investigación hasta la finalización de la misma, un año y medio   en total, se   detectaron numerosas anomalías en las que participó el   trabajador despedido.
  
Cabe   agregar que las respuestas del dependiente a las imputaciones efectuadas por   la entidad bancaria en ese sumario interno, implicaron un reconocimiento de   las irregularidades invocadas, resultaron poco serias, vagas y exiguas, ya   que a la mayoría de las cuestiones en que se le preguntó sobre qué había   pasado con los sobrantes y qué sucedió con ese dinero, en todas ellas   contestó que se suponía que los había compensado con un faltante de igual   importe; en otras ni siquiera pudo dar razón alguna que justificara su   proceder y finalmente en otras admitió lisa y llanamente su incorrecto   accionar.
  
Finalmente,   el tribunal consideró   que el despido fue justificado. En tal sentido sostuvo que "Los deberes que imponen los   arts. 62 y 63 de la Ley de Contrato de Trabajo y, en especial, el deber de   fidelidad cuyo cumplimiento exige el art. 85 de la ley citada, tienen un   contenido ético y patrimonial. Con relación al primer aspecto, la ruptura por   pérdida de confianza debe derivar de un hecho que conculque las expectativas   acerca de una conducta leal y acorde con dichos deberes creadas con el   devenir del vínculo, frustrado a raíz de un suceso que lleva a la convicción   de que el trabajador ya no es confiable, pues cabe esperar la reiteración de   conductas similares…”
  
Según el   fallo, si bien no se demostró que el actor se haya apropiado del dinero   correspondiente....no puede soslayarse que la decisión resolutoria adoptada   por la empresa no se basa en la imputación lisa y llana de la comisión de un   delito, sino, simplemente, en la   pérdida de confianza que deriva del estado de sospecha que   genera la participación que tuvo el actor en los sucesos que dieron lugar al   despido, que constituyó una valla insuperable para el mantenimiento de la   relación y, por lo tanto, una injuria que no admitía el mantenimiento del   vínculo.
  
Cámara   Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala II, 19 de octubre de 2010; autos   "G.O. c. Banco Credicoop Limitado s/despido", jueces Graciela A.   González y Miguel Ángel Pirolo.
  
  
  (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal