Despido por justa causa: teléfono demasiado... (21-10-08) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2010 - 2009 - 2008 > 2008 > Octubre - Noviembre - Diciembre
   
Despido por justa causa: teléfono demasiado ocupado
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
El  despido.  
 
La  empleadora despidió por justa causa al dependiente Fabián Mauricio Chiapetta,  consignando en la comunicación el siguiente texto:
 
"Ante  gravísimas e inadmisibles inconductas laborales de su parte verificadas los  días 13 y 17 de agosto de 2005, en los horarios de 02:24 hs. a 05:50 hs. y de  01:19 hs. a 03:56 hs. respectivamente, consistente en haber mantenido  comunicaciones personales y absolutamente ajenas a su trabajo, nada menos que  como operador telefónico en el “Call-center”,  hecho por Ud. reconocido en el descargo de fecha 18/08/2005, rovocando con  ello la pérdida de aproximadamente 60 llamadas entrantes que no pudieron ser  atendidas tal como obra en nuestros registros, con el consecuente perjuicio  potencial que ello trae aparejado, más allá de la negligencia e  irresponsabilidad de su parte, agravada por haber sido sancionado gravemente  y por un hecho similar hace apenas unos meses, sin que la suspensión sirviera  de escarmiento o rectificación de su conducta. Por el contrario, esta vez la  ocupación de la línea resultó absolutamente desproporcionada, lo que pone de  resalto su falta de diligencia y decidia en el cumplimiento de las  obligaciones esenciales que integran el objeto de su contrato de trabajo,  injuriando los intereses de su empleado y configurando una pérdida de  confianza que hace insostenible la prosecución de la relación que lo une a  Aerolíneas Argentinas S.A. por todo lo expuesto queda Ud. despedido por su  exclusiva culpa a partir del día 08/09/2005 y en los términos previstos por  el art. 242 y concordantes de la Ley de Contrato de Trabajo. Haberes  pendientes y certificaciones de ley a su disposición en debida y legal  forma".  
 
El  juicio.  
 
Ya en  juicio, el trabajador despedido reconoció la existencia en sí del proceder  imputado, pero cuestionó las consecuencias dañosas atribuidas a su  conducta. Señaló además, que no medió prueba del daño económico, las llamadas  de clientes perdidas o el desprestigio invocado, lo cual determinó –según  su criterio- la desproporción de la sanción  y la procedencia de sus reclamos indemnizatorios.
 
Antigüedad  y antecedentes.  
 
Se  acreditó que el señor Chiappetta era un empleado de más de 14 años  de antigüedad en la empresa y que sólo registraba como antecedente  disciplinario desfavorable una suspensión de cinco días, por hablar con  sus familiares en las localidades de Chascomús, Gral. Rodríguez, el conurbano  bonaerense y a un club de encuentros telefónicos.
 
Por otro  lado, observó el tribunal, así como tuvo ese desfavorable antecedente, tuvo  otro positivo. Tiempo antes del despido, la "Jefatura de Informes,  Reservas y Ventas Telefónicas" de la empresa le envió una carta de  felicitación, debido a una nota conceptuosa que hiciera llegar una clienta  manifestando gratitud por la atención recibida en ocasión de pedir al despedido  una información. La jefatura agregó allí que ello "pone de manifiesto  una vez más su profesionalismo y dedicación por lo que le expreso en mi  nombre y en el de Aerolíneas Argentinas y Austral, mi más sincera  felicitación, instándolo a seguir en este camino que no es otro que el de la  excelencia. Muchas Gracias por estas grandes satisfacciones!!”.
 
Los  testigos manifestaron que la consecuencia del proceder de Chiapetta, fue que  éste dejó de atender clientes y que todo el tráfico telefónico, mientras duraron  sus extensas comunicaciones (3 y 1/2 y 2 y 1/2 horas), tuvo que ser  atendido por otro dependiente.
 
La  decisión de los jueces.
 
Según el  tribunal, las faltas tuvieron lugar dentro de un extenso lapso de vinculación  de 14 años, y no hubo pruebas suficientes y certeras de las consecuencias  adjudicadas al proceder del trabajador ni del potencial perjuicio habido con  exactitud.
 
En este  marco, continúa el fallo, aún cuando coincida en que la conducta del  despedido, que precisamente se desempeñaba en un "Call-center",  merecía ciertamente un duro reproche y habilitaba una grave sanción por  parte de su empleadora, no existió suficiente base fáctica para que  objetivamente se considere justificada la falta de confianza esgrimida que  conlleve a la cesantía, sin dar antes una última oportunidad al  dependiente para que revea su actitud.
 
En  consecuencia, el tribunal consideró que el despido dispuesto, fue  desproporcionado y generó la responsabilidad indemnizatoria de la empresa  demandada.
 
Fallo  comentado: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala V,  "Chiappetta Fabian Mauricio c. Aerolíneas Argentinas S.A.  s/despido", 28/08/2008, jueza María C. García Margalejo, con la adhesión  del juez Oscar Zas.
 
Nota  publicada el 21 de octubre de 2008
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal