Despido por justa causa: insulto proferido por el trabajador a superior (11-08-15) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2015 > Julio - Agosto - Septiembre
   
Despido por justa causa: insulto proferido por el trabajador a  superior jerárquico y compañeros.
     
Escribe  el Dr. Rodolfo Aníbal González (*)
 
     
La  Sala IX de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, en los autos “Gemo c. Larangeira S.A.”,  con fecha 30 de abril de 2013, dictaminó que no solo el insulto emitido en el  ámbito de la relación laboral, tanto a un superior como a compañeros de  trabajo, resulta un incumplimiento a los deberes de conducta y al principio  de buena fe consagrado en el artículo 63 de la ley de contrato de trabajo,  sino también el hecho de que el mismo haya trascendido a los clientes de la  empresa, en la medida que perjudica la imagen de esta.
 
El  tribunal consideró que aun en la mejor de las hipótesis para el trabajador,  en torno a la inexistencia de sanciones anteriores y antigüedad de 6 años, de  considerar a esta última falta (el hecho motivante del despido) como único  antecedente desfavorable del trabajador, la jurisprudencia pacífica del fuero  laboral ha establecido que el criterio cuantitativo o cualitativo con que se  aprecie la gravedad de un hecho del dependiente puede hacer que una única  falta o incumplimiento se erija en “injuria” si por su calidad puede ser  calificada como grave.
 
De  allí que la conducta imputada al demandante apareció debidamente acreditada y  ante la falta de elementos que infieran la posibilidad de justificar la  reacción del actor, para con sus superiores y compañeros de trabajo, se  concluyó que en el caso se configuró la injuria que justifica el despido en  los términos del artículo 242 de la Ley de Contrato de Trabajo, dado que el  comportamiento observado por aquel ha implicado un incumplimiento a los  deberes que ponen a su cargo los artículos 62 y 63 de la ley citada, normas  estas que establecen un deber de conducta por parte del trabajador orientado  a la defensa de los legítimos intereses del empleador, que conlleva a la  obligación de abstenerse de realizar actos que lesionen la imagen de  aquel.
 
Publicado en el Actio Reporte del 11 de Agosto de  2015.  
 
(*)  Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal