Despido “represalia”: indemnización por daño moral... (02-10-12) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2012 > Octubre - Noviembre - Diciembre
         
Despido “represalia”: indemnización por daño moral.
            
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal   González (*)
  
            
El caso
  
En la   demanda, el trabajador manifestó que a los pocos días de haber presentado el   actor y un grupo de 15 trabajadores una nota solicitando incremento salarial,   la empresa decidió su despido directo y sin causa. Sostuvo que tal despido   devino “…en represalia a los justos y legítimos reclamos efectuados por el   trabajador, por lo que esta injustificada actitud patronal configuró un   comportamiento discriminatorio…”. Por tal motivo, reclamó una   indemnización por daño moral.
  
La   sentencia   
  
Según el   tribunal, la contemporaneidad entre la fecha del reclamo y la comunicación   postal de la ruptura del vínculo, permite captar como indicio serio que la   resolución del contrato decidida por la empleadora obedeció a una represalia   al reclamo del trabajador de un aumento salarial.
  
Según la   camarista Gloria M. Pasten de Ishihara, la indemnización por despido prevista   en el art. 245 de la Ley de Contrato de Trabajo en modo alguno puede resarcir   de perjuicios, ya materiales, ya morales, que se relacionen con la lesión a   los derechos personalísimos del trabajador, que resulten afectados como   consecuencia del incumplimiento de los deberes contractuales que los   involucran.
  
En este   marco conceptual, según el tribunal, la indemnización laboral no comprende   los daños que provoca la resolución contractual decidida como venganza o   represalia a la persona trabajadora, por el hecho de haber reclamado al   empleador el pago de un crédito de cuya legitimidad estaba persuadido de   buena fe. La conducta del empleador que provoca la ruptura del contrato como   respuesta hostil a una pretensión que se estima justa, entraña un ilícito   autónomo y diferente del que presupone el precepto citado.
  
Por último,   sostiene que el despido represalia entraña, en verdad, una especie de   violencia y como derivación, corresponde admitir el reclamo resarcitorio por   las consecuencias nocivas de naturaleza espiritual, el cual fue valorado en   la suma de $15.000, capital al que se le adicionaron intereses desde la fecha   dei despido hasta el efectivo pago.
  
Fallo   comentado: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala I, "Nunes   Roberto Saul c/ Sadmitec S.A.", 31 de mayo de 2012.
  
Publicado   en el Actio Reporte del 02 de Octubre de 2012.
  
  (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
  
  

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal