Control médico de enfermedades y accidentes... (06-01-11) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Enero - Febrero - Marzo
   
Control médico de enfermedades y accidentes inculpables
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
El régimen  legal de los accidentes  y enfermedades inculpables se encuentra legislado en la Ley  de Contrato de Trabajo.
 
En su  artículo 208, se establece el régimen de licencia paga que -conforme su  antigüedad-, tiene el trabajador por cada accidente o enfermedad inculpable  que impida la  prestación del servicio.
 
 
Aviso  al empleador.  
 
La primera  cuestión que se presenta para gozar de este derecho, es la obligación del  dependiente de dar "aviso  al empleador" (art. 209, ley citada).
 
La norma  dispone que "El  trabajador, salvo casos de fuerza mayor, deberá dar aviso de la enfermedad o  accidente y del lugar en que se encuentra, en el transcurso de la primera  jornada de trabajo respecto de la cual estuviere imposibilitado de concurrir  por alguna de esas causas. Mientras no la haga, perderá el derecho a percibir  la remuneración correspondiente salvo que la existencia de la enfermedad o  accidente, teniendo en consideración su carácter y gravedad, resulte luego  inequívocamente acreditada".
 
Se trata de  una manifestación del deber  de buena fe y fidelidad del trabajador hacia su empleador,  que posibilita a éste el ejercicio de su facultad de controlar y verificar la  existencia de la enfermedad o del accidente y de la incapacidad laborativa  que éstas generan, conforme lo establece el art. 210 de la ley citada.
 
Como puede  apreciarse, la ley no exige una forma  determinada de transmitir el aviso, que podrá realizarse por medios escritos  o verbalmente. En tal sentido, el empleador puede reglamentar internamente  los requisitos que el mismo debe cumplimentar.
 
Si el  trabajador omite  mencionar donde se encuentra, cabe entender que permanece en  su domicilio. Si el empleador no puede realizar el control de la dolencia por  no hallarse el dependiente en su domicilio o por haberse mudado, el  trabajador pierde -en principio- el derecho a percibir la remuneración por  ese día. Decimos en principio, ya que -como lo establece la norma en  análisis-, resulta justificado no haber dado aviso cuando la omisión resulta  de una imposibilidad física y siempre que la enfermedad o accidente, teniendo  en consideración su carácter y gravedad, resulte luego inequívocamente  acreditada (ejemplo: una intervención quirúrgica de urgencia).
 
Una vez  recibido el aviso de la enfermedad o el accidente inculpable, la ley le  concede al empleador la facultad  de controlar su existencia y, en caso afirmativo, si la misma  impide la prestación de trabajo.
 
Control  de la enfermedad y/o accidente.
 
En estos  términos, el artículo 210 (ley citada) se refiere al "Control"  en los siguientes términos:
 
"El  trabajador está obligado a someterse al control que se efectúe por el  facultativo designado por el empleador".
 
Distintos  fallos  de la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo nos brindan respuestas a algunos  interrogantes que genera este artículo.
 
¿El  ejercicio del control médico por parte del empleador, es obligatorio
 
"El  control médico domiciliario es un derecho y no una obligación del empleador.  El empresario que recibe el aviso de enfermedad del trabajador es libre de  utilizar o no la facultad de verificar su estado" (1).
 
 
¿Cuáles  son las consecuencias de la omisión del control
 
"Si  elige no hacerlo (la empresa), ello no exime al dependiente de la prueba de  la enfermedad que es el presupuesto de la adquisición de la prestación sustitutiva  del salario (licencia paga) que prevé el art. 208 de la Ley de Contrato de  Trabajo" (2).
 
 
¿Qué  derecho se pierde cuando no se realiza el control
 
"Lo  que obviamente perderá (la empresa) es la posibilidad de cuestionar  exitosamente el certificado que presente el trabajador para acreditar la  imposibilidad, en cuanto no estará en condiciones de confrontarlo con otra  opinión profesional" (3).  
 
 
¿Qué  sucede en caso de discrepancia entre el médico designado por la empresa y  aquél que atiende al trabajador
 
Otro fallo  judicial dio respuesta a este interrogante. La Sala 10º de la Cámara Nacional  de Apelaciones del Trabajo ("Casaccio, Graciela c. Transportes Automotor  Plaza S.A., 12/07/2006) consideró que "…Con un criterio de colaboración  y solidaridad, constituye un obrar prudente del empleador realizar una  tercera consulta, ante la discrepancia de los dictámenes médicos relativos a  la salud del trabajador".
 
Esta  solución no surge del texto legal, que omite pronunciarse sobre la cuestión.  No obstante, la compartimos en la medida que cubre un "vacío"  normativo ante un problema que suele presentarse con frecuencia.
 
¿Qué  consecuencias tiene para el trabajador obstruir el control médico
 
"Toda  vez que la trabajadora comunicó que se encontraba enferma, pero resultó  reticente al control médico que el empleador pretendió ejercer sobre la  existencia, origen o evolución de la patología denunciada, resultó justa su  sanción disciplinaria" (4).  
 
"Si el  empleador ejerce o pretende ejercer el derecho que le otorga el art. 210 de  la Ley de Contrato de Trabajo, el trabajador debe ineludiblemente sujetarse a  dicho control como condición indispensable de su derecho a percibir los  salarios respectivos, es decir a gozar de licencia paga" (4).
 
"En el  caso, si bien se consideró probado que, efectivamente, la actora presentó  cierta sintomatología, ésta no presentó ninguna de las constancias médicas a  las que hizo referencia y si bien estaba anoticiada del día y hora en que  concurrirían los médicos enviados por el empleador, de conformidad con el  art. 210 de la Ley de Contrato de Trabajo, frustró la realización de los  controles" (4).
 
(1)  (2)  y (3) Fallo: Cámara  Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala IV, 16/05/2007, "Chipolini  Oscar Alfredo c. Badi S.A. y otro s/cobro de salarios".
 
(4) Fallo: Cámara  Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala II, S.D. 94.941 del 20/04/2007,  Expte. Nº 17.938/2004, "Uzal, Clarisa María c. Ragalli, Claudio César y  otro s/despido".
  Nota publicada el 6 de enero de 2011
 
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal