Comunicaciones laborales en zonas peligrosas... (17/03/2011) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Enero - Febrero - Marzo
   
Comunicaciones laborales en zonas peligrosas.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
El  caso.  
 
La empresa  intimó al trabajador, en reiteradas oportunidades, a fin de que se presente a  trabajar y justifique las ausencias, hasta que finalmente, y en atención a su  silencio, efectivizó el despido por abandono. Todas las comunicaciones fueron  remitidas al domicilio del dependiente, sin que fueran recibidas por éste,  quien desconoció su recepción.
 
Resultó que  los telegramas enviados al domicilio del empleado fueron devueltos al  remitente ante la imposibilidad de ser entregados en su correspondiente  destino y con la observación “zona  peligrosa”.
 
La  sentencia.  
 
El tribunal  comienza observando que el despido pone término a las relaciones  contractuales a partir del momento en que la voluntad de disolver el vínculo  llega a conocimiento del otro contratante. En tal sentido, el despido  extingue el contrato para el futuro con la simple manifestación de su  voluntad y adquiere eficacia a partir del momento en que el acto entra en la  esfera de conocimiento del destinatario.
 
En este  caso, los telegramas enviados al domicilio del trabajador, fueron devueltos  al remitente ante la imposibilidad de ser entregados en su correspondiente  destino y con la observación “zona peligrosa”, por lo que no puede  considerarse que, en tal contexto, dicha misiva haya entrado en la órbita de  conocimiento del trabajador.
 
En este  marco, si la empresa de correos elegida por la demandada no entregó los  telegramas por considerar que se trataba de una “zona peligrosa”, la  empleadora debería haber recurrido a otra prestadora o, en todo caso, a otro  medio de comunicación. Rige –entonces- la regla general, según la cual quien elige un medio de comunicación  carga con la responsabilidad en caso de falta de notificación.  En otros términos: hacer caer la consecuencia de la falta de entrega en el  destinatario del mensaje luce sin sentido porque quien elige un medio de  comunicación corre con los problemas que el mismo presenta, en este caso que  el correo decida no entregar la pieza postal.
 
Dado que en  este caso, el empleador no utilizó ningún medio alternativo para comunicar al  trabajador su decisión de despedirlo, el  despido por abandono no se produjo.
 
Cámara  Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala IV, sentencia n° 94.896 causa n°  699/2008 “M, RDC/ C.I.A.S.A. s/ despido”, 22 de septiembre de 2010.
 Nota publicada el 17 de marzo de 2011
 
 
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal