Adelantos de remuneración... (19-01-11) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2013 - 2012 - 2011 > 2011 > Enero - Febrero - Marzo
   
Adelantos de remuneración
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Los  adelantos de la remuneración del trabajador y los requisitos que deben  cumplimentar, han sido legislados en el artículo 130 de la Ley de Contrato de Trabajo.  Su texto es el siguiente:
 
«Adelantos.  El pago de los salarios deberá efectuarse íntegramente en los días y horas  señalados.
 
El  empleador podrá efectuar adelantos de remuneraciones al trabajador hasta un  50% de las mismas, correspondientes a no más de un período de pago.
 
La  instrumentación del adelanto se sujetará a los requisitos que establezca la  reglamentación y que aseguren los intereses y exigencias del trabajador, el  principio de intangibilidad de la remuneración y el control eficaz por la  autoridad de aplicación.
 
En caso  de especial gravedad y urgencia el empleador podrá efectuar adelantos que  superen el límite previsto en este artículo, pero si se acreditare dolo o un  ejercicio abusivo de esta facultad el trabajador podrá exigir el pago total  de las remuneraciones que correspondan al período de pago sin perjuicio de  las acciones a que hubiere lugar.
 
Los  recibos por anticipo o entregas a cuenta de salarios, hechos al trabajador,  deberán ajustarse en su forma y contenido a lo que se prevé en los arts. 138,  139 y 140, incs. a, b, g, h e i, de la presente ley.»
 
El  artículo, en su primer párrafo, establece como principio el del pago íntegro y en tiempo oportuno (en  los días y horas señalados por la Ley de Contrato de Trabajo) de la remuneración total.  
 
En el  segundo párrafo, la norma admite la posibilidad que se efectúe al trabajador,  excepcionalmente, un adelanto  de la misma.
 
En tal  sentido, la jurisprudencia ha sostenido que «El principio de intangibilidad de las remuneraciones  impone que los pagos se efectúen en forma íntegra y en tiempo oportuno; no  obstante, la ley, aceptando una realidad basada en la posible necesidad del  trabajador, autoriza los anticipos a cuenta de remuneraciones, en tanto no  excedan del 50% de los haberes correspondientes al período de pago de que se  trate, porcentaje que sólo puede superarse en supuestos de gravedad o  urgencia debidamente acreditados» (Cámara Nacional del Trabajo,  sala II, agosto 31-1987).
 
Otorgamiento  facultativo.  
 
En primer  lugar, cabe señalar que el  otorgamiento de anticipos es facultativo para el empleador,  pudiendo éste negarse sin necesidad de la existencia de una causa justificada  (nótese que en el aludido párrafo se consigna «el empleador podrá...»). Se trata de una  facultad y no de una obligación.
 
Limitaciones.
 
En el mismo  párrafo se establecen dos limitaciones:
 
a) el adelanto podrá ser  hasta de un 50% del importe de las remuneraciones;
 
b) pero sólo  correspondiente a un período de pago (semana, quincena, mes).
 
Sin  embargo, el párrafo cuarto del artículo, posibilita que en caso de especial gravedad y urgencia  el empleador podrá efectuar adelantos que superen el límite  establecido en este artículo. No obstante, si se acredita dolo o un ejercicio  abusivo de esta facultad, el trabajador podrá exigir el pago total de las  remuneraciones que correspondan al período de pago sin perjuicio de las  acciones a que hubiere lugar.
 
Lo hechos  que justifican este supuesto excepcional requieren, conjuntamente, la  existencia de dos circunstancias: a)  especial gravedad, y b)  urgencia (ej. la enfermedad de un pariente a su cargo, no cubierta por la  obra social; los gastos ocasionados por un fallecimiento, etc.), las que  deberán ser acreditadas por el trabajador al empleador de modo total que  puedan ser demostradas, eventualmente, ante la autoridad de aplicación y/o  judicial.
 
Forma  de instrumentación.
 
El pedido del adelanto  por parte del trabajador debe instrumentarse por escrito, suscripto por el  mismo.
 
El recibo del pago del adelanto de  remuneraciones, debe sujetarse a los siguientes requisitos,  contenidos en el párrafo quinto del artículo que comentamos.
 
Ellos son  los siguientes:
 
a) debe ser  instrumentado mediante recibo firmado por el trabajador (art. 138, LCT);
 
b) el recibo debe  confeccionarse en doble ejemplar, recibiendo el empleador el original firmado  por el trabajador y entregándose el duplicado a éste (art. 139, LCT);
 
c) debe contener el  nombre íntegro o razón social del empleador, su domicilio y clave única de  identificación tributaria (CUIT), el nombre y apellido del trabajador, su  calificación profesional y su código único de identificación laboral (CUIL),  el importe neto del adelanto percibido expresado en número y letras, la  constancia de recepción del duplicado por el trabajador y el lugar y fecha  del pago del adelanto.
 Nota publicada el 19 de enero de 2011
 
(*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal