Abandono de trabajo: requisitos para su... (31-03-09) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2010 - 2009 - 2008 > 2009 > Enero - Febrero - Marzo
   
Abandono de trabajo: requisitos para su configuración
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
La Cámara  Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala 4ª, en autos "Seijas,  Marcelo E. v. Eseka S.A.", estableció que el abandono de trabajo  en los términos del art. 244 de la Ley de Contrato de Trabajo, no se  configura cuando el trabajador responde a la intimación cursada por el  principal exponiendo los motivos de su ausencia que, justificada o no,  revelan su intención de no abandonar el contrato de trabajo.
 
El  caso.  
 
Del  análisis del intercambio telegráfico se desprende que La Meridional Cia.  Arg. de Seguros S.A. (la ART) comunicó a Eseka S.A. que al Sr.  Seijas se le había otorgado el alta médica. La aseguradora también efectuó al  trabajador la correspondiente notificación de igual tenor.
 
En razón  de ello, el empleador lo intimó a que justifique las ausencias y  retome tareas en forma inmediata; a lo cual Seijas contestó que continuaba  imposibilitado y con tratamiento y agregó que remitiría certificado  médico.
 
Transcurrido  el plazo otorgado y al no haber cumplido el trabajador con el requerimiento  efectuado, es decir, no se presentó a trabajar ni acompañó certificado médico  que justificara las inasistencias, la empresa hizo efectivo el  apercibimiento y extinguió el contrato de trabajo mediante telegrama  colacionado.
 
La  sentencia.  
 
El  tribunal consideró que el despido impuesto por el empleador resultó “…una  conducta por demás apresurada…”, ya que conforme a  la prueba presentada en el juicio, el trabajador demostró que no guardó  silencio frente a la intimación patronal, sino que le hizo saber en qué  condiciones se encontraba, es decir imposibilitado de trabajar.
 
En tal  sentido, los jueces recordaron que la nota característica del “abandono  de trabajo” es, en principio y generalmente, el  silencio del dependiente. En este caso, no medió tal silencio, sino  que el trabajador hizo saber al empleador su imposibilidad de concurrir por  razones médicas, con lo que la empleadora tuvo la oportunidad de ejercer su  derecho a controlar la enfermedad, para verificar si subsistía o no la  imposibilidad de trabajar, circunstancia que descarta la existencia del  alegado abandono.
 
El abandono  de trabajo en los términos del art. 244 de la Ley de Contrato de Trabajo, no  se configura cuando el trabajador responde, como en este caso, a la  intimación cursada por el principal exponiendo los motivos de su ausencia  que, justificada o no, revelan su intención de no abandonar el contrato de  trabajo.
 
En efecto,  según sostiene pacíficamente la jurisprudencia, el abandono de trabajo como  acto de incumplimiento que valida el despido se configura cuando el  trabajador guarda silencio a la interpelación del empleador y no pretende  justificar su ausencia, extremos que no se verificaron en la presente  causa.
 
En un caso  similar se ha sostenido que, no hubo abandono de trabajo, y por lo tanto, que  el despido decidido por la empleadora fue apresurado en tanto a la  intimación realizada por ésta, el trabajador contestó y alegó una causal de  justificación (enfermedad).
 
Dicho  incumplimiento sólo puede acarrear descuento de salarios por los días de  ausencia y el ejercicio del poder disciplinario gradual, por la  falta cometida por el dependiente.
 
En este  mismo orden de ideas, se ha resuelto que el abandono de trabajo es un  instituto que encierra la renuncia y es por ello que el legislador ha  introducido el recaudo de la puesta en mora con requerimiento expreso; no  puede, por lo tanto, funcionar tal instituto, que presume que el trabajador  ha querido abdicar del puesto de trabajo, en el caso que éste haya notificado  mediante telegrama que se encontraba enfermo. El abandono consiste no sólo  en su no concurrencia al lugar de trabajo, sino que esa ausencia debe hacer  presumir una decisión abdicativa, que no puede inferirse cuando la  persona está enferma.
 
En  consecuencia, el tribunal admitió el reclamo indemnizatorio del  trabajador.
 
Fallo  comentado: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, sala 4ª, 10 de febrero  de 2009, “Seijas, Marcelo E v. Eseka S.A.”.  
 
Legislación  citada.  
 
Ley  20.744 de Contrato de Trabajo.
 
Art.  244 -  El abandono del trabajo como acto de incumplimiento del trabajador sólo se  configurará previa constitución en mora, mediante intimación hecha en forma  fehaciente a que se reintegre al trabajo, por el plazo que impongan las  modalidades que resulten en cada caso.
 
 
Nota  publicada el 31 de marzo de 2009
 (*) Abogado (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal