¿En qué consiste el principio de primacía de la realidad? (06-01-16) - ACTIO WEB

ASESORAMIENTO JURIDICO LABORAL
Vaya al Contenido

Menu Principal:

NOTAS > 2016 -2015 - 2014 > 2016 > Enero - Febrero - Marzo
   
¿En qué consiste el principio de primacía de la realidad?.
     
Escribe el Dr. Rodolfo Aníbal  González (*)
 
     
Un fallo de  la Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, explica con claridad en qué  consiste el principio de  primacía de la realidad, aplicable en materia laboral.
 El tribunal sostiene que el contrato de trabajo prescinde de las formas  frente a la clara evidencia de los hechos conforme al principio de la primacía de la  realidad que rige en el ámbito del derecho del trabajo, por lo  que ninguna relevancia tienen las manifestaciones que (de buena o mala fe)  pudieren haber realizado las partes para calificar su relación. Incluso el  silencio que pudiere mantener el dependiente durante el curso del vínculo, a  la luz de la clara directriz que emana del artículo 58 de la Ley de Contrato  de Trabajo, no modifica su aplicabilidad.
 Por ello, la suscripción de contratos de locación, la emisión de facturas por  honorarios, u otra serie de elementos netamente formales, no resultan  determinantes de la inexistencia de la relación laboral, cuando, como en el  caso particular, se advierte la prestación de servicios personales a favor de  otro, según sus órdenes e instrucciones y bajo la dependencia jurídico  personal.
 Ahora bien, cuando el trabajador resulta ser un profesional universitario,  como en el caso la actora es profesora de inglés, las notas de dependencia  técnica, económica, y jurídica, tipificantes del contrato de trabajo, no se  aprecian con tanta nitidez como en otro tipo de vinculaciones, dado que en el  ejercicio de las profesiones liberales no puede soslayarse la mayor autonomía  con que cuentan éstos para el ejercicio o desarrollo de las tareas que sean  de su incumbencia técnica específica.
 Desde esta perspectiva, cabe recordar que la subordinación jurídica consiste  en la facultad del empleador de disponer de la fuerza de trabajo del  operario, lo cual implica poder organizar y dirigir la prestación de tareas,  para lo cual el ordenamiento jurídico también le atribuye facultades  disciplinarias a fin de lograr sus objetivos. Pero ello no implica que el  empresario esté obligado a hacer uso de tales controles y facultades, sino  que sólo basta la posibilidad de poder ejercerlos cuando lo estime  conveniente, y ello según las circunstancias y necesidades del momento, como  así también, de acuerdo a la naturaleza de los servicios prestados.
 Asimismo, nada impide que la empresa y la trabajadora puedan convenir  libremente un determinado horario con cierta flexibilidad, siempre y cuando  no se vulnere el orden público laboral, en tanto resulta facultad de aquélla  el ejercicio del control sobre dicho aspecto, o no.
 Por otra parte, el hecho de que la trabajadora estuviera inscripta como  autónoma y emitiera facturas por honorarios no altera la naturaleza jurídica  del vínculo habido entre las partes, ni permite concluir que se trataba de  una locación de servicios puesto que no interesa la calificación que las  personas involucradas le den a la relación, ni la forma en que llamen a la  retribución por el servicio prestado, sino que lo relevante es la esencia de  la vinculación que, en tanto traduzca subordinación jurídica, es decir,  sujeción actual o potencial a directivas jerárquicas, importa un vínculo  laboral de carácter dependiente. En este orden de ideas, se ha sostenido que  la emisión de facturas por los servicios prestados debe ser apreciada de un  modo estricto, en especial cuando tal práctica es común en el mercado de modo  de intentar dar apariencia de relaciones comerciales a prestaciones que son  de naturaleza laboral.
 Fallo: Cámara Nacional de Apelaciones del Trabajo, Sala IV, 22 de junio de  2010, “Marinaro, Roxana Andrea Fabiana c.  Asociación Cooperadora del Instituto de Enseñanza Superior en Lenguas Vivas  Juan Ramón Fernández y otro s/despido”.
 
Publicado  en el Actio Reporte del 22 de Diciembre de 2015.
 
(*) Abogado  (UBA). Presidente de Actio Consultores Jurídicos S.A.
 
 

Lavalle 648 - Piso 2 (1047)
Buenos Aires - República Argentina

(54-11) 4322-3071/3120/5654/
6188 /6335/6348/8655
                                       
Regreso al contenido | Regreso al menu principal